•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta electa Laura Chinchilla cumplía hoy una frenética agenda de actividades, que inició con un desayuno con el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en la víspera de convertirse en la primera mujer que gobierna Costa Rica.

Durante una hora, Chinchilla y el heredero del trono de España departieron sobre asuntos bilaterales, en particular la conservación de la biodiversidad y la cooperación en alta tecnología, en una reunión "como de viejos amigos", informó el canciller designado por Chinchilla para su gobierno, René Castro. "Tenemos un futuro mucho más promisorio en áreas no tradicionales como la alta tecnología", expresó Castro, quien destacó que el príncipe comentó que tiene una "asignatura pendiente" en Costa Rica: hacer rafting algún día.

También hablaron del fracaso de las negociaciones del Acuerdo de Asociación entre Europa y Centroamérica, por la exigencia de los europeos de vender 4.500 toneladas de leche en polvo a la región, que se queja de que sus pequeños productores no podrían competir ante los subsidios que otorga Bruselas al sector lácteo.

Toma de posesión masiva
El heredero de la corona española ha sido uno de los primeros invitados en llegar a San José, anoche, para participar en el traspaso de poderes que se realizará mañana en una ceremonia popular al aire libre, en el Parque de La Sabana, a la que se espera que acudan unas 15.000 personas, entre ellas 1.790 estudiantes de escuelas de las siete provincias del país.

Hoy está prevista la llegada de los presidentes de México, Felipe Calderón; Honduras, Porfirio Lobo; Nicaragua, Daniel Ortega; Guatemala; Alvaro Colom, Panamá, Ricardo Martinelli; Georgia, Mikhail Saakashvili; y la vicepresidenta de Perú, Lourdes Mendoza. Mañana lo harán los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe; Ecuador Rafael Correa, y el salvadoreño Mauricio Funes, además de las 65 delegaciones de otros países, entre ellos China, con el que Costa Rica estableció relaciones en 2007.

Chinchilla, la socialdemócrata que ganó en los comicios del 7 de febrero y que se convertirá en la primera mujer en llegar a la presidencia de Costa Rica, tiene hoy encuentros con buena parte de las delegaciones que vienen a acompañarla en este histórico día. Pero sin duda, el encuentro más esperado es el que realicen mañana, probablemente después del almuerzo que pondrá fin a los actos del traspaso de poderes, los mandatarios centroamericanos con su homólogo hondureño, Porfirio Lobo.

"Reunión de amigos y vecinos"
"Creo que va a haber una reunión más de amigos y vecinos" y sería la "primera vez que nos encontramos todos después la crisis", mencionó el canciller designado René Castro, en relación al golpe de Estado en Honduras el 28 de junio de 2009. Los países sudamericanos, con excepción de Colombia y Perú, no reconocen al gobierno surgido de los comicios de noviembre de 2009, ganados por Lobo.

Aunque no hay agenda de trabajo "específica", Castro considera que este encuentro sería un "primer paso para poder concluir los temas más formales", como es la reintegración de Honduras a las instituciones regionales de las que fue expulsada a raíz del golpe y a la que el nicaragüense Daniel Ortega se ha opuesto hasta ahora. "Tenemos la fe de que en las próximas semanas va a quedar definitivamente resuelto y que vamos a poder operar con más normalidad en nuestras instituciones regionales y nuestras relaciones bilaterales", indicó Castro.

La jornada de mañana, que pondrá fin al segundo mandato de cuatro años de Oscar Arias y a su carrera política, culminará con un gran concierto gratuito del salsero panameño Rubén Blades.