•  |
  •  |
  • END

Trabajadores de la Alcaldía de Managua, ALMA, que son usados para apoyar las actividades partidarias del orteguismo, están demandando ser beneficiados con los 529 córdobas del bono-regalo que el gobierno prometió entregar a los empleados de las instituciones presupuestadas.

Los trabajadores de la comuna, del área de recolección de basura, dijeron estar conscientes de que esta institución es autónoma, pero consideran que debido a los bajos salarios que devengan, el gobierno debió haberlos incluido en el bono.

“Por el apoyo al gobierno en manifestaciones y en todas esas cuestiones, la Alcaldía prácticamente ha sido uno de los instrumentos que más se han utilizado, pero para beneficiarnos con el bono, no hemos sido tomados en cuenta”, expresó Jerónimo Palacios, jefe de cuadrilla de Limpieza Pública del Distrito Cuatro de ALMA.

Palacios dijo que los trabajadores de esta área también necesitan apoyo, debido a que un obrero con carretón en mano apenas gana 4 mil 70 córdobas al mes.

“Los trabajadores tenían la expectativa de que iban a ser beneficiados con ese bono, sin embargo, nosotros les hemos aclarado que el bono no es para la Alcaldía de Managua”, agregó.

“No estamos conformes”

Manuel Blandón, Secretario General de la Unión Nacional de Empleados de ALMA, afiliada al Frente Nacional de los Trabajadores, FNT, afirmó que los obreros de este sector no están conformes con no haber sido incluidos en el beneficio del bono, pero recordó que cuando éstos reciben un aumento salarial, los que sirven al Estado no lo obtienen.

“Claro que los trabajadores quieren el bono, ¿quién no va a querer el bono?, porque nosotros por el trabajo que realizamos el salario está bastante bajo (en relación) al que ganan los centroamericanos. Hay que ver también la política económica… todos nosotros deseáramos que también nos venga el bono, porque también nosotros trabajamos, participamos en todas las actividades partidarias, y en el sector municipal es un trabajo bastante duro”, indicó Blandón.

Amenazan con huelga

“Tenemos que recibirlo (el bono), porque dijeron que sería a nivel de todos los trabajadores. ¿Por qué razón van a agarrar otros y nosotros no? Si no nos dan el bono entraríamos a una huelga, porque es justo”, sentenció don Tomás Velásquez Calero, de 72 años, quien con su carretón de mano, limpia a diario las calles sucias del Distrito IV de Managua.

Don Tomás hasta sacó cuentas de lo que podría hacer con ese “bono-regalo”: “Habría más para la comidita y podría pagar los servicios básicos y los impuestos que manda el gobierno”, expresó.

Pablo Rafael Sánchez, de 52 años, trabaja recolectando basura en un camión del plantel Los Cocos, del Distrito III, y está consciente de que el bono no llegará para ellos, sin embargo, considera que deberían recibirlo, debido a la difícil situación que enfrentan y al bajo salario que devengan.

Además, señaló que la comuna no les está pagando adecuadamente las horas extras que trabajan.

Sindicatos unidos por bono

Mientras otros trabajadores estatales andan preguntando dónde cobrarán su bono de 529 córdobas, ofrecido por el presidente Daniel Ortega a trabajadores del gobierno que ganan menos de 5 mil 500 córdobas, los sindicatos del Poder Judicial andan buscando que se les reconozca su derecho al mismo, y advierten que paralizarán labores si no se los entregan.

Ayer, la Federación de Trabajadores Unidos del Poder Judicial se reunió en el Tribunal de Apelaciones, para reclamar ante el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte suprema de Justicia, el bono “solidario” de 529 córdobas, para trabajadores que ganan menos de 5 mil 500 córdobas.

El pedimento público, según Enrique Gutiérrez, del Sindicato “Justo Rufino Garay”, se debe a que los magistrados siempre tratan de dejarlos fuera del reajuste, alegando que el Poder Judicial tiene su propio presupuesto y ajustes.

“Ya nos hicieron una”

Marvin Gámez, miembro del Sindicato “10 de Enero”, del Tribunal de Apelaciones de Managua, coincide con Gutiérrez, y recuerda que el caso más cercano fue el reajuste del 12 por ciento, ofrecido por el presidente Ortega a inicios de 2009, y a ellos (trabajadores judiciales) después de seis meses, les salieron con un bono de 700 córdobas para trabajadores que ganaban de 7 mil córdobas para abajo.

“El gobierno central da, pero la Corte hace otras divisiones o cubre otras deudas con el dinero asignado para el salario de los trabajadores. Esta vez queremos hacer el pedimento público por si acaso el gobierno manda y la Corte hace otra cosa con ese dinero”, expresó Gámez.

Si los magistrados les niegan su derecho al bono, los sindicatos no descartan paro escalonado de labores y otros piquetes, aseguraron los sindicalistas. Mientras tanto, el magistrado Edgar Navas declaró recientemente que todavía no han tocado el tema en el Consejo.