•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La socialdemócrata Laura Chinchilla se convirtió hoy en la primera mujer en llegar a la presidencia de Costa Rica prometiendo gobernar con "humildad, honestidad y firmeza". Vestida con un sobrio traje blanco, Chinchilla recibió la banda presidencial que momentos antes había lucido su mentor político y premio Nobel de la Paz, el mandatario Oscar Arias, de manos del presidente de la Asamblea Legislativa, Luis Gerardo Villanueva.

En su primer discurso, esta politóloga de 51 años y madre de un hijo adolescente prometió que durante los próximos cuatro años su bandera será la ética, la transparencia, la familia, el esfuerzo personal y el "liderazgo moral". "Mi gobierno será de todas y de todos", afirmó esta especialista en seguridad, resaltando la política del diálogo con todas las fuerzas políticas.

La seguridad, la educación, el desarrollo tecnológico serán algunas de las prioridades en los próximos cuatro años, anunció Chinchilla que estará flanqueada en su gobierno por el banquero Luis Liberman y el ambientalista Alfio Piva en las dos vicepresidencias. "Trabajaremos por una Costa Rica más próspera y competitiva" y "más verde", sostuvo. "Lo próspero compartido por todos, lo verde, protegido por todos", precisó la nueva presidenta, quien nada más juramentar a su gobierno decretó una moratoria de la minería metálica a cielo abierto, poniendo fin a la polémica autorización de su predecesor.

Unos 5.800 costarricenses de todo el país, así como presidentes de todos los países centroamericanos, Colombia, Ecuador, México y Georgia, y el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, entre 65 delegaciones, participaron en la ceremonia al aire libre en el Parque de la Sabana, plagada de referencias a la cultura local. Estados Unidos estuvo representado por la embajadora ante la ONU Susan Rice, y China, con el que Costa Rica estableció relaciones diplomáticas en 2007, por la ministra de Población y Planificación Familiar, Li Bin.

Algo impensable en la mayoría de los países de la región, el mandatario saliente recorrió a pie, flanqueado por sus ministros, los 700 metros que separan su vivienda de la tribuna donde Chinchilla escribe una nueva página de la democracia más antigua y sólida en Centroamérica.

Protestas contra políticas del gobierno saliente
Más de 400 policías garantizaron la seguridad de la presidenta y de sus invitados especiales y mantuvieron a raya a los manifestantes que realizaron protestas contra las políticas del gobierno saliente de Oscar Arias y que Chinchilla debería continuar. Un fuerte cordón de agentes montados y antimotines impidió que los protestantes se acercaran al lugar donde se desarrollaba la ceremonia.

El secretario general de la Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria (APES), Carlos Hernández, aseguró que salieron a la calle para manifestarse contra "varios proyectos de ley que fueron elaborados por el gobierno de Oscar Arias y que tememos van a ser continuados por el gobierno de Laura Chinchilla". Entre ellos, el proyecto del gobierno de abrir el monopolio de la electricidad que ostenta el Instituto de Electricidad Costarricense (ICE), y el agua a la empresa privada, y la minería a cielo abierto.

También protestaron por la explotación de la piña, que consideran altamente contaminante, y que ha convertido a Costa Rica en uno de los principales exportadores del mundo de esta fruta. En la manifestación pacífica participaron además de la citada organización, el sindicato de la Universidad, ecologistas y organizaciones sociales en general.

No se esperan grandes cambios en las líneas generales de la política que llevará a cabo la nueva presidenta. Esta especialista en seguridad pública ha abanderado la lucha contra la inseguridad ciudadana y el crimen organizado, que ha convertido a Costa Rica -al igual que al resto de la región centroamericana- en almacén y corredor de la droga que transita entre Sudamérica y el norte del continente. Sin embargo, ha eludido hablar de reforma tributaria, lo que los analistas consideran imprescindible si quiere reducir el déficit fiscal del 5% del PIB que hereda del gobierno de Arias y cumplir sus promesas de campaña.

En política internacional, Chinchilla se ha comprometido a dar prioridad a la integración regional y trabajar por el retorno de Honduras a las instituciones regionales de las que fue expulsada a raíz del golpe de Estado de junio de 2009.