•  |
  •  |
  • END

Mientras el presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, el sandinista Wálmaro Gutiérrez, reconoció ayer que hubo una “confusión” en el manejo del artículo siete, numeral uno, de la recién aprobada Ley del Adulto Mayor, el gerente comercial de la Empresa Nicaragüenses de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, Óscar Bolaños, anunció que aplicará el descuento del 30 por ciento en la factura de agua potable a todos los adultos mayores del país.

Al respecto, el parlamentario enfatizó que: “El beneficio de servicios básicos sólo aplica a los adultos mayores jubilados y pensionados. Yo fui quien di la aclaración a los medios, ya que por un error de percepción en el manejo de la información se enfocó el beneficio de forma general, cuando no es así. Y no es asunto de interpretación de la Ley porque el numeral uno del artículo siete lo dice textualmente, dice clarito que el beneficio de servicios básicos sólo aplica a los adultos mayores jubilados y pensionados”.

Sacándosela al de Enacal
“Pero me alegra --planteó-- que nuestros funcionarios de Gobierno acaten la ley, como la ley no ha sido publicada ellos se van por lo que dicen los medios de lo que supuestamente se aprobó, pero me siento orgulloso de este tipo de reacciones porque el funcionario dice: lo que diga la Ley lo vamos a hacer, ahora lo que dice la Ley es otra cosa”.

En ese contexto indicó que en el resto de beneficios otorgados por dicha ley, la cobertura es para todos los adultos mayores. Según la recién aprobada Ley del Adulto Mayor, todos los adultos mayores tendrán gratuidad en el transporte urbano colectivo y un descuento no menor del 30 por ciento del valor del pasaje de transporte interurbano, aéreo o marítimo nacional.

Sin embargo, hay interrogantes al respecto. Por ejemplo, no está claro cómo se aplicará: ¿Bastará un carné para eso? ¿Sólo aplicará a las unidades que gozan del subsidio estatal? ¿Qué tipo de acuerdos hay sobre el tema?

Los otros beneficios
En relación con el adulto mayor y con capacidades diferentes que hacen uso de sillas de ruedas, las unidades de transporte colectivo de servicio público procurarán contar con plataforma hidráulica o facilidades para su abordaje.

Esto, si se aplica, implicará “renovación” de las unidades. Sin embargo, la Ley no lo deja claro.

Todos los adultos mayores, además, tendrán descuentos, según la Ley, de un 50 por ciento para entradas a los centros de recreación, turísticos, culturales y deportivos, que estén bajo la administración gubernamental o municipal, debiendo presentar su carné de adulto mayor.

Esas medidas tendientes a establecer la gratuidad o descuentos especiales a favor del adulto mayor y que impliquen el otorgamiento de estos servicios por parte del sector privado, deberán ser asumidas en el marco de la política de Responsabilidad Social Empresarial.

Por otro lado, todos los beneficios sobre la gratuidad o descuentos establecidos son intransferibles, y en su caso, las facturas por servicios deberán estar a nombre del adulto mayor.

¿Lo de salud incluye a previsionales?
Además, recibirán atención de calidad en salud, suficiente y preferencial, en las unidades hospitalarias, centros de salud y su domicilio, mediante programas de promoción, prevención, curación y rehabilitación.

En ese sentido, expone que el Ministerio de Salud y el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, en consulta con el Consejo Nacional del Adulto Mayor, Conam, deberán adecuar en un plazo no mayor de seis meses, a partir de la entrada en vigencia de la presente Ley, el listado de enfermedades a ser atendidas para el adulto mayor con la correspondiente dotación de medicamentos.

Aunque no especifica los servicios médicos que estarían sumando a esa lista y quién afiliará los ancianos al INSS si no hay cuotas de empleador y trabajadores.

En la ley se indica, por otro lado, que se les brindará atención gerontológica y geriátrica en las unidades de salud pública y privada, contando con un personal especializado. Esto incluye aspectos clínicos, preventivos, terapéuticos y sociales de las enfermedades en los ancianos. ¿Por privado deberá entenderse previsionales? ¿Quién pagará a éstos?