Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, presentó un informe final de una investigación, en el que se declara que la Policía de Rivas violó los derechos humanos y la propiedad privada, durante un proceso investigativo que realizó Auxilio Judicial en contra de los señores Jairo Ramón y Giovanni Antonio Madrigal.

El caso comenzó a investigarlo la PDDH el 3 de noviembre de 2009, bajo expediente número 349-2009, y concluyó el 25 de marzo del presente año. En el informe se detalla que el 27 de abril de 2009 la Policía de Rivas allanó la vivienda de Giovanni Antonio por el supuesto delito de robo con intimidación. Ahí detuvieron a 14 personas y ocuparon una moto Bajaj, negra, estilo mensajera.

De acuerdo con el informe, el caso fue remitido al Juzgado de Distrito Penal de Juicio de Rivas, y el 2 de septiembre, la juez Ivette Toruño Blanco emitió sentencia de sobreseimiento definitivo a favor de Giovanni Antonio, y ordenó a la Policía de Rivas, devolver la motocicleta.

Reportada como desaparecida
Pero el vehículo no regresó jamás a manos de su dueño, ya que en la institución la reportaban como desaparecida, y esto fue lo que ocasionó que los afectados interpusieran la denuncia en los PDDH.

En las investigaciones, los funcionarios de la PDDH constataron que hubo responsabilidad administrativa por parte del oficial José Rufino Marchena, al no devolver de forma detallada la motocicleta a través de un acta de entrega de bienes a la responsable del parqueo municipal de Rivas, de donde supuestamente se “hizo humo” la moto.

En la investigación también se responsabiliza al jefe de Auxilio Judicial de Rivas, comisionado Oscar Alemán, por no realizar controles internos sobre la administración de los fondos medios y logística, por lo que solicitan se le aplique restricción en el lugar de servicio.

Al final del informe, se recomienda a la comisionada mayor y jefa de la Policía de Rivas, Dora Isabel Galeano, que ordene realizar las deducciones salariales correspondientes al comisionado Alemán y a Marchena, hasta por el monto de 1,600 dólares, que deberán ser entregados a Giovanni Antonio, ya que ése es el valor de la moto.

El comisionado Carlos Martínez, segundo jefe de la Policía de Rivas, señaló que no están de acuerdo con el informe de la PDDH, y que la moto ya apareció, y al mismo tiempo reconoció que andaba en otras manos, porque fue sustraída del parqueo donde se encontraba.