•  |
  •  |
  • END

Tercera y Última Entrega

Uno de los mayores peligros que se cierne sobre Lotería Nacional con la entrada en funcionamiento de la lotería electrónica, es la merma en la venta de billetes de la lotería tradicional. “Los nuevos juegos drenarán las ventas de los productos tradicionales”, es una de las principales amenazas que enfrenta la institución benéfica, según un estudio con base en el FODA realizado internamente al contrato comercial antes de su firma.

Según el estudio, para cada “debilidad” debe haber una “fortaleza”. No obstante, el análisis FODA reveló que de 16 “debilidades” localizadas en la implementación de la lotería electrónica, sólo hubo una fortaleza, la cual establece que “los aportes al Estado probablemente crecerán”; sin embargo, cuando se le compara con su respectiva “debilidad”, se encuentra que “habrá fuga de divisas líquidas vía repatriación de utilidades y otros”, según el documento interno.

¿Quién será el “operador local”?
Otra de las debilidades es que “todos los tipos de juego son exclusivos” del proveedor, en este caso de la Canadian Comercial Corparation, CCC, a través del “operador canadiense (Canadian Bank Note, CBN)” o del “operador local”, el cual, por cierto, no está definido, pues el contrato comercial entre la CCC y la Lotería Nacional sólo habla de “una empresa local experimentada” en el manejo e implementación de la lotería electrónica.

Además, las experiencias internacionales no son muy halagadoras. En Honduras, el año pasado, el Patronato Nacional de la Infancia, PNI, reportó una baja en la venta de la “lotería mayor y lotería menor”. Éste es uno de los temores de los concesionarios y agentes autorizados de Lotería Nacional en Nicaragua, una vez que entre a funcionar la lotería electrónica.

Por otra parte, el contrato de la CCC también establece que esta instancia contratará y capacitará a su propio personal para ubicarlo en los puestos de ventas, por lo que los vendedores de lotería temen una competencia desleal y hasta el despido, y así lo hicieron saber el 23 de junio de 2009, a través de una carta al presidente de la Contraloría General de la República, Guillermo Argüello Poessy.

Sin embargo, en su misiva a Argüello Poessy, el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores vende Loterías, Sinalot, Víctor López, hace alusión únicamente a la Ley para el registro y control de los casinos, salas de juegos de azar y máquinas tragamonedas, sin saber siquiera que la lotería electrónica no será creada --ni mucho menos regulada-- a través de esa ley, sino, simplemente, por medio de un decreto legislativo que ratificará el convenio de cooperación entre Nicaragua y Canadá, y, a la vez, el contrato comercial entre la CCC y Lotería Nacional.

Comienzan consultas
“De ser aprobada en la Asamblea Nacional esa iniciativa de Ley para introducir en el mercado nacional la nueva lotería electrónica, se estaría echando a la calle a 1,800 trabajadores vende lotería codificados, y a 3,600 trabajadores revendedores…”, señala López en la carta que le envió al contralor Argüello Poessy.

Mañana martes, la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto del Parlamento comienza el proceso de consultas del memorando de entendimiento entre Canadá y Nicaragua, y el primero en asistir es el gerente general de la Lotería Nacional, Ernesto Vallecillo.