•  |
  •  |
  • END

La Cancillería de Nicaragua citó al embajador colombiano, Antonio González Castaño, para expresarle su posición sobre la denuncia que hizo el presidente Daniel Ortega desde Venezuela la semana pasada: que Colombia persiste en mantener presencia naval en la zona del meridiano 82, en el Mar Caribe, aun cuando la Corte Internacional de Justicia (CIJ) determinó que esa no era una frontera entre ambos países.

“El gobierno, no el pueblo colombiano, está amenazando la integridad, la soberanía, y está desconociendo el derecho internacional”, al impedir el acceso de pescadores nicaragüenses a la zona en disputa, advirtió públicamente Ortega.

El canciller nicaragüense, Samuel Santos, confirmó la reunión que sostuvo con el diplomático colombiano.

Nicaragua espera respuesta de canciller colombiano
“Llamamos al embajador colombiano. De manera amigable y fraternal le planteamos nuestra posición, y me imagino que la está trasladando a la Cancillería colombiana”, informó.

“Estoy esperando la respuesta de parte de él (canciller Fernando Araujo Perdomo), y espero que más pronto que tarde la tengamos”, añadió Santos.

También confirmó nuevamente su reunión con Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, el próximo 13 de febrero, para plantear la situación, misión que le encomendó el mismo presidente Ortega.

“La parte importante, es que hay que recordar que la Corte Internacional de Justicia es un organismo de las Naciones Unidas, y que por lo tanto es importante que esta organización tome conciencia de la resolución de la CIJ, para que en ese seno, en donde nos reunimos todas las naciones del mundo, se atiendan las sentencias de la Corte”, explicó Santos.

“¿Hay presencia de Colombia en el meridiano 82?”, le preguntamos. “Ellos lo dicen en su comunicado. Confesión de parte, relevo de pruebas, dicen los abogados. Yo espero que eso sea corregido en su momento”, dijo.

Aprovechó para preguntar por cartas secretas
Por otra parte, señaló que en la reunión con su homólogo colombiano también le pidió una explicación sobre la existencia de dos cartas elaboradas por el embajador de Colombia en Costa Rica, Julio Aníbal Riaño, en noviembre de 2001.

Las cartas, publicadas por EL NUEVO DIARIO en la edición del lunes pasado, sugieren que el gobierno colombiano incidió sobre Costa Rica, en la causa que este país inició ante la CIJ contra Nicaragua, por la soberanía del río San Juan.

“(La existencia de las cartas), es parte del tema (por el) que nosotros llamamos al embajador colombiano. Él recogió la inquietud nuestra y está haciendo las consultas con su Cancillería”, afirmó Samuel Santos.

“La inquietud es que nos explicara, por favor, el contexto en que habían sido hechas esas cartas y la intención que tenían”, indicó. “Hay que ir subiendo la escalera de las soluciones de los problemas, en vez de ir creando más tensiones”, añadió.

Confirmado: Misión de la DEA arriba el lunes
El canciller nicaragüense también confirmó que funcionarios de la agencia antidrogas estadounidense, DEA, arribarán este lunes para reunirse con el presidente Ortega, quien les solicitó aclarar detalles sobre sus misiones en Nicaragua.

“La Embajada americana ya me confirmó que vienen. Viene una subsecretaria de Estado, más un director de la DEA, y tendrán reunión con el presidente Daniel Ortega, a solicitud del presidente Daniel Ortega, porque quiere y está interesado en conocer y que le aclaren algunas cosas que no sabemos”, señaló el ministro canciller.

US$ 4.8 millones para salud, agricultura y caminos
Estas declaraciones las brindó luego de firmar acuerdos de cooperación con el Gobierno de Japón, por un monto de 4.8 millones de dólares, que serán destinados a proyectos en las áreas de salud, agricultura, y para el mejoramiento de caminos.

Los acuerdos los suscribió con el embajador japonés Shinichi Saito. La contribución beneficiará al sector Salud en 12 departamentos, entre éstos, Madriz, Río San Juan y Chontales. Por otro lado, se mejorarán las condiciones de 191 kilómetros de caminos cafetaleros de los departamentos de Matagalpa y Jinotega.