• |
  • |
  • END

Un ex policía de línea, que prefirió no identificarse para evitarse roces con su antigua institución, y que hoy trabaja como escolta de un alto funcionario del Poder Judicial, relató que decidió dejar su trabajo el año pasado debido al bajo salario, la sobrecarga laboral y el maltrato de los jefes. A él se suman 400 oficiales que cada año abandonan la Policía Nacional por diferentes razones.

“Yo me retiré de la Policía porque el salario es muy bajo y ya teníamos tres años que no nos daban un aumento salarial… a veces me ponían a redoblar turnos, andaba en patrulla, llevaba muchos casos, salía tarde de trabajar y no era recompensado, de remate, los jefes te contestan mal --con ‘perradas’--, y cuando vos les contestas algo que no les parece, te castigan dejándote ‘pegado’ en los turnos y en las posiciones más incómodas de trabajo”, explicó el oficial las razones por las cuales decidió regresar a la vida como civil.

El comisionado general Javier Meynard, Subdirector de la Policía, afirmó que el cinco por ciento del total del personal policial se va de la institución por diferentes razones cada año. De este porcentaje, un 50 por ciento decide irse por considerar poco rentable este trabajo, mientras que el porcentaje restante es dado de baja por múltiples circunstancias.

“Sólo el hecho de las medidas que se toman internamente produce un efecto de salida de la gente; casi 150 a 200 se van por medidas ejecutadas por la vía de asuntos internos y el trabajo que se hace desde inspectoría; por la vía de salario, renuncia o abandono se van unas 200 personas, es más o menos el rango que hemos venido teniendo históricamente”, explicó Meynard.

Solución, policías voluntarios

El jefe policial dijo que ante los bajos salarios de los oficiales han procurado compensarlos con algunos beneficios que les da la institución. “El hecho de generar algunas posibilidades en otro orden, el tema del hospital, por ejemplo, nosotros hemos desarrollado un trabajo extraordinario por todo el país con brigadas médicas exclusivamente para atender a policías… igual el tema del comisariato, el tema del fondo solidarios que nosotros tenemos, que funciona como un seguro o que también este fondo atiende a los padres”, aseveró el subdirector policial.

La Directora General de la Policía, primera comisionada Aminta Granera, aceptó que esta institución cuenta con un déficit de oficiales, y señaló que han echado mano de policías voluntarios para dar una respuesta a la población, a pesar de que la ciudadanía ha criticado en diversas ocasiones la falta de profesionalismo en sus actuaciones de éstos.

“Los mismos policías voluntarios en el campo, las mismas promotoras voluntarias de la mujer, son formas propias del trabajo policial preventivo, pro activo, comunitario, que viene a suplir el déficit de fuerzas policiales profesionales, que, efectivamente, tenemos, pero conscientes de nuestras limitaciones como Estado, como pueblo, no podemos pretender tener aquí el doble de efectivos o el triple de efectivos, sino, realmente, lo que podemos asumir como país”, justificó y se resignó.

“Nosotros nos hemos movido entre crecer y fortalecer también el salario de nuestra gente. Los montos son considerables, por ejemplo, el anterior incremento de 750 policías --el año pasado--, efectivamente tiene un impacto de casi 28 millones (de córdobas) para el siguiente año”, dijo Meynard.