Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Un grupo de armados atacó a balazos a varios desmovilizados de la ex Resistencia Nicaragüense que se disponían a construir varias viviendas en terrenos de la finca Santa Rita, en la comarca Kuikuinita, municipio de Siuna.

El ataque se registró a mediados de la semana y afortunadamente nadie resultó lesionado, “pero la gente está bajo un fuerte terror”, aseguró Cruz Urbina, dirigente de los desmovilizados, quien dijo haber reconocido a Meleano Zamorán Miranda, dirigente comunal en el municipio, como la persona que encabezaba al grupo de atacantes.

Denuncian ante Policía
“Eran seis personas armadas con escopetas, y entre ellos estaban Meleano y Basilio Barrera Flores”, afirmó Urbina, quien confirmó a EL NUEVO DIARIO que interpuso la denuncia en la delegación de Policía de Mulukukú, pero hasta ahora no hay ningún avance en las investigaciones.

Urbina relató que se disponían a levantar varias viviendas cuando apareció el grupo de armados. “Estábamos revisando el lugar donde levantaríamos las casas cuando comenzó la balacera”.

Poseen título, pero no los dejan entrar
El líder de los desmovilizados aseguró que el ataque a balazos es consecuencia del conflicto que un grupo de desmovilizados mantiene con simpatizantes sandinistas, que ocuparon a la fuerza la finca Santa Rita, de 495 manzanas, y de la cual la Intendencia de la Propiedad otorgó título a los antiguos miembros de la ex Resistencia, desde el 25 de agosto de 2004.

Alberto Jarquín, funcionario de la Comisión de Paz y Reconciliación, que encabeza el cardenal Miguel Obando, confirmó los graves problemas existentes en la finca Santa Rita, y reconoció que si no hay prudencia entre ambos grupos, se podría originar un derramamiento de sangre.

Critican a la Policía
Carlos González Cantillano, miembro de la ex Resistencia Nicaragüense, lamentó la actitud de la Policía de Mulukukú, porque, según ellos, en vez de actuar en contra de los atacantes, las investigaciones estuvieron dirigidas a conocer la actuación de los desmovilizados.

“No han hecho nada por esclarecer qué ocurrió, y los miembros de la Policía más bien apoyan a los atacantes”, dijo González Cantillano, quien detalló que cada vez que ocurre algún delito en la comarca, la Policía a quien busca es a los desmovilizados de la ex Resistencia.

Mientras que Cruz Urbina atribuyó la parcialidad de la Policía al hecho de que varios agentes ubicados en Mulukukú recibieron terrenos por parte de los líderes comunales, y por eso no actúan con eficiencia.

“Cuando apareció la Policía, más bien nos reclamó porque estábamos en una propiedad que no era de nosotros”, dijo Urbina, quien aseguró que la Policía de Mulukukú y Siuna tienen copia del título extendido por la Intendencia de la Propiedad, inscrito en el Tomo LXI, Folio 246, papel de seguridad 22771, que los acredita como dueños de la finca.

Acusan a Comisión de Paz
González Cantillano lamentó la actuación de la Comisión de Paz y Reconciliación por no dar una repuesta inmediata al conflicto de la finca Santa Rita, pero Alberto Jarquín, asesor la Comisión, reconoció que el caso de la Santa Rita “está en el ámbito de la prioridad” para la Comisión de Paz.

“Lo que pretendemos es que se resuelva sin enfrentamientos ni derramamiento de sangre”, dijo Jarquín, tras ser consultado por EL NUEVO DIARIO, por el conflicto en la finca Santa Rita.

Según Jarquín, las autoridades anteriores de la Intendencia de la Propiedad generaron el problema al otorgar títulos de propiedad a personas que ya tenían títulos otorgados hasta dos y tres veces.

González Castillo aseguró que tanto Melaneo Zamorán como Basilio Barrera, tienen tierras dadas por la Reforma Agraria en Bocana de Paiwas; mientras que María Cleofa Somarriba, líder de los CPC en la comarca Liberia, en Siuna, dirige a un grupo de personas que demandan tierras en El Timal, pero tienen fincas que les dio el gobierno sandinista durante la reforma agraria de los años 80.