•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

Para medir fuerzas y tratar de saber quién domina entre los mismos orteguistas caraceños, la tarde de ayer, después de que amaneció tomada la municipalidad de la ciudad de Dolores por los trabajadores y por el propio alcalde de esa localidad, Yáder Ramos, un grupo de antisociales incursionaron en las instalaciones del Palacio Municipal, mortereando el lugar y causando una humareda dentro del lugar, que duró varios minutos.

Yáder Ramos, alcalde de la ciudad de Dolores, expresó a EL NUEVO DIARIO que “los dirigentes del partido Frente Sandinista me querían obligar a sacar dinero de las arcas de la municipalidad e intervenir en los proyectos que se están ejecutando, además de despedir a los responsables del área de proyectos, finanzas y adquisiciones, para controlarme, pero como yo no obedecí, ahora me quieren pasar la cuenta”.

Dijo que lo quieren destituir y le están atrasando las transferencias del Ministerio de Hacienda para quedar mal con los trabajadores y con las ayudas sociales que da la alcaldía.

“Quiero hacer público y que lo sepa el presidente Daniel Ortega, lo que está pasando en Carazo, con sus militantes representantes del pueblo presidente”, acotó el edil, respaldado por la mayoría de los trabajadores y pobladores del pequeño municipio de Dolores.

“Yo no soy monigote de nadie y tampoco me babeo por cargos”, recalcó Ramos. “La vicealcaldesa Martha García y los concejales sandinistas Janeth García Solórzano y Estanislao Obando Ramos, siguen una orientación de nuestro mismo  partido, de no presentarse a cumplir con su responsabilidad con la población, ya que la ejecución de los proyectos y el pago del personal  están parados, porque ellos desde hace más de cincuenta días no quieren sesionar”, agregó.

“Están jugando con el dinero que los ciudadanos pagan mediante los impuestos, devengando salarios y dietas de forma gratuita, porque no quieren trabajar”, expresó Ramos.

Denuncia hostigamientos

El edil denunció que los concejales sandinistas desde hace varios meses lo están hostigando y al igual que al personal de la comuna, con señalamientos y acusaciones de todo tipo y sobre todo personales Ramos dijo que “los cuatro concejales, tanto sandinistas como liberales, tienen previsto sesionar en cualquier lugar, con el propósito de destituirme de forma ilegal, justificando irregularidades cometidas por mi persona y por eso pido que vengan las auditorias”.

Añadió que sólo está cumpliendo con su deber, que fue electo popularmente, nadie le regaló el cargo y por eso exige respeto para él y su personal, así como al pueblo que lo respalda.

Marlon González Gutiérrez, responsable de catastro y representante del sindicato de los trabajadores de la Alcaldía de Dolores, explicó: “Queremos que sesionen los concejales, para que aprueben el presupuesto, ya que necesitamos los salarios para poder mantener a nuestras familias y la compra de nuevas herramientas para atender mejor el área de ornato de la ciudad”.

Policía no paró vandalismo

Entre tanto, la Policía de Carazo, hasta el cierre de nuestra edición, se mantenía rodeando  las instalaciones de la alcaldía de Dolores, para evitar mayores daños a la propiedad que fue parcialmente incinerada  ante  la vista y paciencia del comisionado mayor Buenaventura Miranda Fitoria, jefe policial en este departamento.

Miranda señalo a EL NUEVO DIARIO que está esperando órdenes para entrar, pero no aclaró por qué no pudo parar el vandalismo.

Los agentes del orden no lograron capturar a ninguna de las personas que estaban dentro de las oficinas.

El equipo periodístico de END buscó la versión de los cuatro concejales y del secretario político municipal del partido rojinegro, Benjamín Toruño, pero fue en vano, porque ninguno quiso hablar. Gran parte de los más de cinco mil habitantes de este humilde poblado se encuentran estupefactos y en sus mentes está la página oscura del pasado noviembre de 2008, cuando ocurrieron brotes de violencia entre liberales y sandinistas por la disputa de la silla edilicia de esa localidad.