•  |
  •  |
  • END

El turismo en Nicaragua es un primordial tema en la agenda de los organismos que promueven nuestro país como un destino que se debe visitar. A ellos se han sumado los estudiantes de la carrera de Turismo, de la Universidad de Ciencias Comerciales, UCC, que realizaron desde las siete de la mañana de ayer una feria turística.

En la actividad participaron artesanos que llegaron desde Masaya, motivados por el deseo de ser parte de una mañana de desborde cultural nicaragüense. Para hacer posible su asistencia los comerciantes contaron con el apoyo de la Alcaldía de Masaya, que les facilitó el traslado desde la “Ciudad de las Flores” hasta Managua.

Pero no sólo Masaya estuvo presente en la feria, pues representantes de Granada, León, Rivas, entre las ciudades que son las más visitadas por los extranjeros, llegaron hasta la UCC y los estudiantes implementaron diversos métodos para llamar a la promoción del turismo en cada localidad.

“Sólo unidos podemos fortalecer el turismo en Nicaragua, queremos generar una nueva cultura de amor patrio por lo nacional. Venimos haciendo este tipo de ferias desde que comenzó la carrera de turismo hace 20 años y seguiremos con esta labor”, aseveró Marvin Jiménez, Director de Relaciones Públicas de la UCC.

Realizarán jornada por la limpieza
Asimismo, añadió que entre otros proyectos está una jornada de limpieza para crear conciencia en la ciudadanía sobre crecer en limpieza, con el lema “la salud empieza con la limpieza”.

Por su parte, José Ernesto Valladares, presidente de la comisión de micro, pequeña y mediana empresa (Mipyme) de Masaya, dijo que “nos gusta este tipo de actividades donde nosotros los pequeños empresarios podemos comercializar lo nuestro y nos damos a conocer y el trabajo que hacemos es de calidad”. A pesar de que no estaba vendiendo mucho, dijo que estaba buena la idea de la feria.

El asombro en los rostros de las personas que asistieron a la feria era notable, pues muchos creían que los productos como zapatos, bolsos, carteras, jarrones, collares, entre otros, eran traídos del extranjero o fabricados por grandes empresas, pero todos fueron laborados por los artesanos nacionales.