•  |
  •  |
  • END

La popular Leche Agria “El Vaquero” está siendo amenazada con cerrar. Así lo denunció Guillermo Medal Mendieta, propietario del establecimiento, quien explicó que recibió una orden de parte de Edgar Pérez, Inspector de Higiene y Salubridad del Centro de Salud “Francisco Buitrago”, pero que ésta no fue ni sellada ni autorizada por una autoridad del Ministerio de Salud, Minsa. Su denuncia no ha sido confirmada por el inspector.

Según Medal, el inspector los visitó por el motivo de haber atendido diferentes casos de menores de edad que habían consumido alimentos en el negocio y que habían presentado intoxicación, pero no mencionó ni el nombre de los padres de los niños.

Sin explicación ni argumentos

Admitió que cuando se dio la situación les visitaron autoridades de salud y que les recomendaron tomar algunas medidas, las que debían aplicarse antes del cinco de mayo, y así lo cumplieron, pero que su sorpresa fue el jueves de la semana pasada cuando llegó el documento indicando que el establecimiento debía cerrarse a más tardar el sábado pasado.

“Yo tengo entendido que para que venga a cerrar un negocio tiene que venir el encargado de epidemia, la Directora del “Francisco Buitrago” y el representante legal del Minsa, pero eso no ocurrió”, se quejó.

“Nosotros queríamos responder por lo que nos estaban acusando, pero (el inspector) no nos quiso decir nada porque era una información que no se podía dar, pero yo creo que no es correcto porque si se me demuestra verdaderamente que alguien se enfermó por consumir mis productos, yo inmediatamente cierro”, expresó Medal.

Dice tener pruebas de que cumplió

“Tenemos pruebas de que estamos cumpliendo con todas las recomendaciones que nos hizo el 20 de abril”, dijo Medal, quien también mostró las facturas de las compras de utensilios de limpieza que les fueron pedidas por el inspector. “Lo que pido es un análisis actualizado del local, para que observen todas las mejoras que hemos hecho”, solicitó.

Aseguró que entre las medidas salubres que tomó están la realización de exámenes clínicos a las personas que manipulan alimentos, la instalación de lámparas fluorescentes para matar insectos, uso de tapabocas y de guantes, realización de un plan de higiene para todos los empleados, control de plagas, cambio de tinas de plástico por acero y el control de plagas.

Medal agregó que en el establecimiento cuenta con 14 empleados y que no puede aceptar que se haga una resolución de este tipo. “Nosotros lo que queremos es una inspección neutral y legal. No puedo aceptar que me cierren luego de haber cumplido con lo que me pidieron”, señaló.

¿Inspector con intereses?

Medal acusó a Pérez de tener “intereses económicos”, ya que es amigo de los dueños de otro negocio que ofrece los mismos servicios cerca de su local.

Por último, hizo un llamado para que la ley sea pareja y que los controles aplicados en su negocio se realicen en todos los establecimientos de leche agria en la capital, ya que el nunca ha recibido alguna queja de sus clientes.

El día de hoy buscaremos la versión de Edgard Pérez para que aclare la situación, ya que el día de ayer no pudimos contactarlo.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus