•   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |

La presidenta Laura Chinchilla confirmó la elección de Melvin Sáenz Biolley para el cargo de embajador en Managua, donde el gobierno de Daniel Ortega aún debe dar el beneplácito correspondiente. El abogado de 57 años sustituirá en el cargo a Antonio Tacsan, quien durante el gobierno de Óscar Arias ejerció como representante ante la administración Ortega, en medio de todos los desencuentros que caracterizaron la relación bilateral.

“No quiero para ese cargo a alguien que llegue a aprender. Él ya es un diplomático avezado. Si hay una relación importante para cualquier país del mundo, es la relación con los países vecinos. Melvin tiene el perfil correcto”, afirmó Laura Chinchilla la semana pasada, en el último día de una gira por Madrid, donde Sáenz estuvo a su lado. “Melvin es un hombre de carrera, con mucha experiencia. Es bastante sagaz y bastante hábil. Quiero en Nicaragua un embajador fuerte, de trayectoria”, agregó la Presidenta.

Sáenz fue director de Política Exterior con Figueres Olsen (1994-98), después fue embajador adjunto ante Naciones Unidas, jefe de la delegación tica en Cuba, como cónsul, y embajador en Colombia. Antes de su nombramiento como embajador de Nicaragua, Sáenz era representante de Costa Rica ante el Reino de España.

Por otra parte, el nuevo embajador en Panamá será el exprecandidato liberacionista Fernando Berrocal, quien ya ha formado parte del cuerpo diplomático. Lo confirmó Chinchilla, aunque también se encuentra en la etapa de trámites.

Consultada sobre la cercanía de Berrocal con grupos opositores al gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, Chinchilla aseguró que no será motivo de conflicto alguno. “Sí hubiera sido temerario ponerlo en Caracas o en algunos de los países alineados a Venezuela”, admitió.

Con el nombramiento de Sáenz y Berrocal, Chinchilla espera lograr su principal meta en política exterior: mejorar las relaciones con Centroamérica, un área donde la gestión de Arias dejó vacíos. Para ese objetivo, el Gobierno designará un coordinador de la relación con el Istmo, cargo que recaerá en Sáenz desde la embajada en Managua.

En Guatemala, la embajadora es Lidieth Brenes y en Honduras, Marielos Gutiérrez, mientras Mimí Prado lo será en San Salvador.