•   LEON  |
  •  |
  •  |
  • END

La destrucción del puente Quezalguaque en el municipio que lleva su mismo nombre en el departamento de León, y la evacuación de más de 50 familias a centros de albergues en los municipios de Malpaisillo, Telica y León, es parte del desastre ocasionado por las constantes lluvias en las ultimas 48 horas.

De continuar este fenómeno, las autoridades del Comité Departamental y Municipal de Prevención y Atención de Desastre podrían declarar alerta verde. Las autoridades acedémicas han suspendido las clases en todo el departamento hasta que se normalice la situación climatológica.

La Defensa Civil reportó inundaciones en las comunidades de Goyena, Troilo, Abangasca, Clarisa Cárdenas, La Gallinas y otros sectores suburbanos de la cabecera departamental de León. Asimismo, reportó la caída de techos y paredes en los barrios San Felipe, Sutiaba y El Calvario en el Centro Histórico de la ciudad.

Durante un recorrido por las áreas afectadas por las lluvias, el alcalde de Quezalguaque, Hugo Ruiz, estimó que las perdidas materiales ascienden a cinco millones de córdobas. “Vamos a buscar los recursos económicos para rehabilitar el puente que dejó incomunicada a la comunidad Los Remedios con Paso Benito, y el casco urbano de la ciudad”, dijo Ruiz.

Porían decretar alerta verde
El mayor Gustavo Ramos, Jefe de Defensa Civil en León, señaló que de continuar las lluvias, las autoridades que conforman el Codupred podrían decretar alerta verde. “Para atender la emergencia se ha procedido a organizar comisiones de evaluación, presididas por los alcaldes de cada municipio y se han movilizado brigadas y medios para apoyar a la población; además disponemos de 150 miembros del Ejército para proceder con el trabajo en el terreno”, dijo el mayor Ramos,  quien agregó que muchas familias se encuentran autoevaluadas en casas de familiares pero que los centros de albergues se encuentran activados.

El mayor Ramos informó que 20 viviendas del anexo del barrio San Jerónimo resultaron inundadas y que el puente de la comunidad Troilo se rebalsó, por lo que permanecen incomunicadas las comunidades Goyena y Abangasca.

Derrumbe de techos y paredes
La saturación de agua en los techos de las viviendas provocó el derrumbe de techos y paredes. El señor Mario González, de 34 años, oriundo del barrio de Sutiaba manifestó que en horas de esta madrugada las alfajillas y las tejas del techo de su casa colapsaron y afortunadamente 18 personas que dormían en la
humilde vivienda salieron ilesos, entre ellos 6 niños.

Por su parte, Carmen Martínez, habitante del barrio San Felipe, solicitó -
en representación de 35 familias afectadas por las inundaciones- a la alcaldía y la Defensa Civil maquinarias para  rellenar de tierra el cauce ubicado en el sector noroeste del cementerio San Felipe.