•  |
  •  |
  • EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, anunció hoy que vetará una polémica ley que pretende aumentar el salario de los diputados en más de un 70 por ciento, si está llega a su despacho. Con esta decisión, Chinchilla puso fin a semanas de debate y críticas de todos los sectores sobre la intención de los legisladores de incrementar su salario en más de 70%, pasando de 4.700 dólares actuales a casi 8.100 dólares mensuales.

La mandataria envió una carta al presidente del Congreso, Luis Gerardo Villanueva, en la que argumenta que el incremento salarial no solo implicaría un desembolso adicional de recursos legislativos, sino un recargo al Presupuesto Nacional, pues el proyecto incluye ajustes en las pensiones de los ex presidentes costarricenses.

La facción del oficialista Partido Liberación Nacional (PLN) presentó un estudio, puesto en duda por la oposición, en el que aseguró que los recursos para los salarios provendrían de recortes de gastos en licores, alimentos, papelería, mantenimiento de equipos y de edificio, entre otros, pero éste no pareció convencer a la presidenta.

Chinchilla subrayó además que esta ley la llevaría a ella misma a tener "beneficios claros y directos" una vez que concluya su Gobierno en 2014, y que por esta razón había decidido vetar la ley si ésta llega a su escritorio.

El tema del aumento ha generado una ácida polémica en el país centroamericano. Su aprobación en primer debate en el plenario legislativo la noche del lunes pasado hizo que entre ayer y hoy la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia recibiera una lluvia de recursos de amparo y una consulta de inconstitucionalidad en contra del proyecto.

Los diputados aprobaron la ley, impulsada sobre todo por la bancada oficialista, en una votación de 35 contra 20. Entre los opositores al proyecto destacó el ex ministro de Hacienda y diputado oficialista, Guillermo Zúñiga, quien afirma que no existen recursos para financiar el aumento.

Según sus cálculos, el ajuste representa cerca de 12 millones de dólares en los cuatro años de trabajo de este Congreso, más el incremento de 10% anual que se establecía de manera automática.

Chinchilla, quien había recibido en los últimos días cientos de mensajes a través de las redes sociales de internet que utiliza, como Facebook y Twitter, para que vetara la ley, recibe ahora mensajes de felicitación por su decisión.