María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

Seis tortugas gravemente enfermas son el indicio de que algo no está funcionando bien en el río Tipitapa, uno de los afluentes y actual drenaje del lago Xolotlán.

Las tortugas están siendo atendidas por la clínica veterinaria, de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Ciencias Comerciales (FCA-UCC), y fueron llevadas hasta ese local por estudiantes de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), quienes las encontraron en una gira de campo.

Los quelonios atendidos tienen la caparazón sumamente suave, y algunas presentaban fracturas en el plaston --parte inferior del caparazón-- que las pone en contacto con la tierra y bacterias.

Posibles causas

Noelia Zepeda, de la FCA-UCC, manifestó que puede haber varias causas para la enfermedad de las tortugas, la primera puede ser que el lugar donde están, es decir el río, carezca de zinc, calcio y fósforo, sustancias que ellas necesitan para que el caparazón se endurezca.

Otra de las causas puede ser carencia de fitoplancton del cual ellas se alimentan, de forma que no consumen los minerales que requieren, y una tercera pueden ser agentes contaminantes en el río.

“Están por determinarse las causas, pues ambas facultades estamos planeando una gira para conocer a fondo cuál es la causa. Consideramos que hay más tortugas con esta enfermedad, pero no podemos traerlas todas aquí porque no hay capacidad para atenderlas, así que buscaremos las causas para aportar a mejorar sus condiciones o aplicar tratamiento en el lugar si es necesario”, dijo Zepeda.

Drenaje del Xolotlán

Ambientalistas como Kamilo Lara han explicado que la gran cantidad de algas en el río Tipitapa son una muestra de la contaminación que hay en este cuerpo de agua, el cual desde el huracán Mitch recibió agua del lago Xolotlán, que drenó el exceso que tenía en él.

“Las algas hacen que el río pierda oxígeno y luz, lo que afecta a las plantas nativas que crecen en el fondo del río y que alimentan a las especies que lo habitan. La contaminación de un cuerpo de agua es evidente cuando quienes lo habitan comienzan a enfermar y a morir”, concluyó.