María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

Los Cayos Perlas, uno de los sitios más importantes para la anidación de tortugas carey en el Caribe, sufren nuevamente la destrucción y degradación producto de construcciones ilegales, informó José Urteaga, coordinador de la Red Nacional para la Conservación de Tortugas Marinas de Nicaragua de Fauna y Flora Internacional.

De acuerdo con los informes recibidos por este organismo, basados en las declaraciones de los habitantes de la comunidad de Laguna de Perlas, en la última semana se ha observado el traslado de grandes barcazas cargadas con material de construcción desde Bluefields hasta los Cayos.

“Los informes indican que las construcciones se encuentran bajo la responsabilidad del señor David Cromley, quien adquirió el Cayo Crowl, en procesos de compra-venta que aún continúan siendo objeto de grandes cuestionamientos en las que estuvo involucrado el especulador estadounidense y con raíces griegas, Peter Tsokos”, expresa el coordinador Urteaga.

Construcción ilegal

Representantes del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), de la Procuraduría de Medio Ambiente y de las autoridades regionales autónomas se encontraban coordinando una inspección en el sitio y las medidas que se aplicarán a partir de hoy lunes, dado que la construcción en los Cayos es ilegal y violenta los procesos participativos que se encuentran en marcha para decidir la forma en que se manejará este patrimonio natural de los nicaragüenses.

Desde el año pasado el Juzgado Civil de Bluefields resolvió suspender cualquier tipo de construcción en los Cayos. Desde entonces, el Gobierno Autónomo de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS) junto al Marena han colaborado con las comunidades locales en el inicio de un proceso de trabajo para decretar a los Cayos Perlas, área protegida.

La iniciativa de declarar a los Cayos Perlas área protegida ha avanzado considerablemente, y diez de doce comunidades ya han firmado y manifestado su apoyo, y las dos restantes están evaluando la situación, señaló Urteaga.

Pertenecen al Estado, según la Constitución

Según el artículo 642 del Código Civil de Nicaragua, “las islas que se forman en los mares adyacentes a las costas de Nicaragua y en los ríos navegables y flotables pertenecen al Estado”, sin embargo, la construcción descontrolada de la que están siendo víctima los Cayos podría representar el punto final para la historia de la tortuga carey en el Caribe de Nicaragua, llevándose consigo millones de años de evolución y varios siglos de historia y cultura de las comunidades locales.

“Hay mucho más por lograr con un ecosistema sano y viable en los Cayos Perlas que convirtiéndolos en islas de cemento. Sin lugar a dudas, los Cayos Perlas representan un atractivo turístico de enorme potencial que se está destruyendo por las acciones de unos pocos con el afán de lucro rápido”, comentó Urteaga.

“Las comunidades locales podrían hacer uso de estos Cayos organizando visitas desde hoteles ubicados en la costa continental. Qué mayor espectáculo podría haber que el de visitar este paraíso natural, prístino e inalterado”, destacó el ambientalista.

Belleza y fragilidad

Los Cayos Perlas constituyen un sistema de 22 cayos dispersos en un área de 280 kilómetros cuadrados, ubicados 30 kilómetros al este de la comunidad Laguna de Perlas. La enorme belleza de estos cayos y sus arrecifes circundantes también se acompaña de una enorme fragilidad. Científicos y expertos han advertido que las actividades de construcción, tala y los incrementos incontrolados de presencia humana están ocasionando procesos de erosión y degradación que llevarán a la pérdida irremediable de los mismos.