•  |
  •  |
  • END

“Recuperar a mi hijo es lo único que quiero, es lo que quiero que mi familia entienda y me lo entregue. Soy su madre y lo quiero conmigo, es mi derecho y el derecho de él estar con su madre”, dice entre sollozos Claudia Cecilia Somarriba Jarquín, quien denunció en EL NUEVO DIARIO que desde hace siete meses ha iniciado una lucha titánica por recuperar a su único hijo, de nueve años.

Según relata la señora Somarriba Jarquín, en enero del año pasado, al verse afectada de salud, entregó para cuido temporal a su hijo, a su hermana María de los Ángeles, pues tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en febrero, y de nuevo en marzo del año pasado, razón por la cual su hijo permaneció con su hermana.

“Para no hacerlo perder clases lo dejé con ellas, pero en junio del año pasado, cuando yo me encontraba restablecida fui a traer a mi hijo para que viviera nuevamente conmigo, sin embargo, mi mamá --que vive con mis hermanas-- se negó a entregármelo, me ofendieron y me mandaron a sacar con la seguridad del residencial donde viven. Ante eso, recurrí a los juzgados”, expresó la señora.

Sin embargo, al tratarse de una familia grande --de ocho hermanos--, sus otros hermanos le pidieron que no demandara a su misma familia, y que retirara cualquier escrito, pues el niño le sería devuelto.

“Confiando en esas palabras y anuente a que somos de la misma sangre, acepté, retiré el escrito, y cuando llegué por mi hijo, en la aguja del residencial el guarda no me dejó pasar, pues hay órdenes expresas de no permitirme entrar. Molesta me presenté a la Comisaría de la Mujer, y me encontré conque allí tengo una denuncia de violencia sicológica que interpuso mi mamá, por la que estoy siendo procesada, y fue puesta después que yo retiré el escrito del juzgado”, explica.

Por si esto no bastara, su mamá, Ángela Jarquín, pidió medidas cautelares de protección para ella y para su nieto, de tal forma que Claudia Cecilia no puede acercarse a su hijo.

“Yo me siento agredida. también entonces pedí en la Comisaría de la Mujer del Distrito 3 se me mandara a valoración siquiátrica y sicológica en el Instituto de Medicina Legal, donde a diferencia de lo que ellas alegan, que no estoy cuerda, se encontró que mi estado es depresivo por la situación de estrés a la que estoy siendo sometida, alejada de mi hijo”, expresó la señora.

Tratada como delincuente
Pese a que cumplió con el examen psicológico y siquiátrico que mandó a hacer la inspectora Johana Plata, de la Comisaría de la Mujer del Distrito III de la Policía, su expediente desapareció, y la demanda interpuesta por su mamá terminó en cárcel.

“Por reclamar a mi hijo estuve cuatro días en prisión, del cinco al nueve de octubre del año pasado, y sólo me sacaron porque fue pagada una fianza, y debo presentarme cada viernes a la delegación policial, como si fuese una delincuente. Me siento deprimida, esto me ocasiona problemas en mi trabajo, pero no voy a renunciar a mi hijo. No soy una madre desnaturalizada, trabajo, siempre he estado atenta a sus necesidades, ¿por qué no me lo quieren devolver? Yo lo parí. Tengo un cuaderno que es mi tesoro, donde mi hijo me describe como la persona que más ama en el mundo”, dijo la señora.

Reclama y es prófugo
Ahora la señora Somarriba Jarquín expresa que no sólo está en una disputa con su familia, sino que también apareció un abogado representante legal de Douglas Miguel González, padre de su hijo, quien no se encuentra en el país. Un representante legal de un prófugo pretende arrebatarme a ni hijo, lamentó
Nosotros nos separamos y acordamos verbalmente una pensión para el niño, al no cumplir, señala la señora Somarriba, yo procedí a entablarle una demanda por alimentos que fue fallada a favor de mi hijo, pero transcurrió un año y no me entregó nada de lo que el juez había mandado, e inicie un juicio por incumplimiento que también fue fallado a favor de mi hijo.

“Me asombra ahora que tras esa situación con mi ex esposo, que incluso desde el año 2001 tiene una orden de captura en el Distrito VI de la Policía Nacional, por omisión deliberada a prestar alimentos, y se encuentra fuera de Nicaragua, se me llame al juzgado para que mi hijo determine si quiere estar con él o conmigo. Lo más lindo es que él ni llego, sino un abogado que está aliado con mi mamá y mis hermanas. ¿Cuál es el interés que tiene ese “buen padre” en mi hijo?”, reclamó la señora Somarriba.

“No se metan en eso”

Al visitar a la señora Ángela Jarquín y a María de los Ángeles --madre y hermana de la denunciante--, la respuesta inmediata al equipo de EL NUEVO DIARIO fue que no nos metiéramos en este asunto. Pero horas después se comunicaron para disculparse y expresar que la custodia legal que muestra Claudia Cecilia no tiene validez, y que el niño en el juzgado expresó su deseo de permanecer en casa de sus tías y abuela.

“Mi hija siempre ha tenido problemas de comportamiento. Es un pleito y rencores que vienen desde antes que ella se casara y naciera el niño, nosotros buscamos el bien de mi nieto, el niño quiere verla, pero quiere vivir con nosotros”, dijo la señora Ángela Jarquín.

También la señora Jarquín explicó que no quieren arrebatarle el derecho a su hija de visitar al niño, pero sólo le permitirán visitas cuando el juez Tercero de lo Civil, Napoleón Sánchez Rodríguez, que lleva la causa, determine el período de visitas y éstas sean vigiladas.

Con respecto a la cercanía con el padre del niño, la señora Ángela expresó que el papá del niño es quien lo mantiene y está atento a sus necesidades, y fue él, en vista del cuido y trato que se le ha dado al niño, quien accedió a que la custodia la tuviese la abuela materna.