Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

El ex guarda de seguridad Bayardo Antonio López, de la empresa Casino y Seguridad Internacional (CSI), asegura que sus empleadores verbalmente lo suspendieron de sus actividades, sin goce de salario, y tras sus reclamos sólo dicen que no recibirá nada hasta “nueva orden” de la administración.

López dice que el problema inició a la entrega de turno el 12 de diciembre de 2007, cuando, entre otras cosas, entregó dos armas calibre 38 utilizadas en la vigilancia en una casa contiguo a la zona franca El Tránsito.

Según el quejoso, hizo la entrega física de los objetos que incluían las armas, y esto fue firmado en la bitácora de recibo sin mayores contratiempos y partió a su casa. Sin embargo, a las 5 de la tarde del mismo día, su guarda de relevo lo llamó preguntando por una de las armas.

Investigado

Al siguiente día, López regresó normalmente a laborar, pero le cuestionaron lo sucedido con el arma, enviándolo a la Estación VI de Policía. El indagado afirma que los uniformados trataron de presionarlo para que dijera que el arma estaba en su posesión, pero al no encontrar mayores causales que le involucrara, lo liberaron, pero le señalaron que seguiría bajo investigación, y que tenía 24 horas para entregar el arma. Después de 45 días, la situación no ha tenido mayores implicaciones legales.

Al salir de la estación policial, se presentó a su empresa para cerrar turno de 24 horas, y después de su descanso obligatorio, el 15 regresó a laborar, pero le notificaron que estaba suspendido.

Respuesta de CSI

Por su parte Eddy Peralta, de la administración de CSI, negó que después de la suspensión López se haya presentado a la empresa, y consideró que puede recurrir a las instancias que considere conveniente, incluso a la vía judicial si así lo desea.

“Nosotros no le estamos negando lo que por ley le pertenece, sin embargo, estamos esperando a que la Policía Nacional se pronuncie sobre el caso… Hasta conocer su resolución, no podemos entregarle cancelación”, explicó Peralta, quien agregó que las citas del Mitrab son recursos por la vía administrativa, y que no estaban obligados a asistir hasta que se aclarara todo, sin embargo, dijeron desconocer en cuánto tiempo la Policía daría resolución del caso.