Oliver Gómez
  •  |
  •  |
  • END

Directivos del Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA), devolvieron a la presidenta de Enacal, Ruth Herrera, el documento que había enviado para pedir el alza en la tarifa de los servicios de agua potable y alcantarillado, pues carece de fundamentos técnicos en su presentación y sustento. “Por tanto, no hay ninguna solicitud de ajuste de tarifas y tampoco ningún alza”, afirmaron.

La Jefa del Departamento de Tarifas del INAA, Ruth Linares, y Carlos Álvarez, asesor legal del ente regulador, ayer revelaron que fue hasta mediado de diciembre pasado que Herrera les envió este documento, pero sin ningún sustento técnico que permita calificarlo como una “solicitud formal de ajuste de tarifas”.

Ambos funcionarios del INAA precisaron que era una carta donde la presidenta de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) pedía un ajuste e indexación de las tarifas de ambos servicios, y aunque ella precisaba los porcentajes requeridos, no rendía los elementos técnicos que permitieran razonar dicho cálculo y los fundamentos del mismo.

Es sólo una carta

No quisieron desmenuzar ni un solo detalle de esta petición de Enacal, “porque no es una solicitud. Hasta ahora es una carta nada más, mientras no se presente una solicitud formal”, dijo Linares.

Álvarez detalló que dicho documento fue reenviado a las oficinas de Enacal el pasado 15 de enero, y ahora la empresa tiene la opción de descartarlo, guardarlo, corregirlo o mejorarlo con las recomendaciones que le anexaron, para presentar una petición formal “con todos los requisitos que amerita el caso y cumpliendo con el marco legal”.

Dejaron claro que eso significa que hasta hoy, “no hay nada, no hay ningún alza, indexación o ajuste; porque tampoco hay una solicitud. Ni siquiera eso. Volvemos al punto cero”.

EL NUEVO DIARIO ayer obtuvo esta aclaración del INAA, luego que Herrera, el fin de semana pasado, brindara declaraciones a un medio televisivo advirtiendo que el próximo primero de marzo empezaba a aplicar el alza en las facturas de Enacal, tal como la había solicitado.

“Yo no entiendo. Sería mejor que te lo explicara ella, porque nosotros no hemos aprobado nada. Nosotros sólo podemos hablar por INAA”, excusaron ambos funcionarios del ente regulador.

Herrera ayer se declaró ocupada al conocer que EL NUEVO DIARIO le solicitaba una entrevista al respecto, y prometió que será a mediados de esta semana que rendirá una declaración.

Le llueven críticas

“Aquí hay bola escondida… y eso es ingrato, porque se trata de una persona que representaba y defendía a los consumidores, y ahora más bien juega con la inocencia de la gente, algo que no hacía ni la Administración de Enrique Bolaños, que tanto criticaba”, dijo Gonzalo Carrión Maradiaga, Director del Departamento de Defensa y Denuncia del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Carrión Maradiaga ayer recibió la misma explicación de parte del Departamento Legal del INAA, y lamentó que Herrera haya tratado de confundir a las organizaciones de defensa de los consumidores y a los mismos usuarios de los servicios, al decir que había solicitado las alzas desde noviembre, cuando, en realidad, las pidió hasta después de anunciarlas en diciembre.

El funcionario del Cenidh se mostró interesado en el tema, pues INAA debe “consultar” a este centro ante cualquier solicitud formal de ajuste de tarifas que les presente Enacal, pues así lo dispuso en un fallo la Corte Suprema de Justicia (CSJ). “Ahora entiendo. Es que como no hay solicitud de reajuste, ajuste, indexación o cálculo; entonces no hay nada que notificar”, señaló.

No al alza ilegal

En nombre del Cenidh, pidió a Herrera que evite aplicar un alza ilegal en las facturas a partir de este próximo primero de marzo --como lo anunció el fin de semana--, o, de lo contrario, que muestre de inmediato la resolución del INAA donde le aprueban dicho ajuste.

Al conocer estos detalles, los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC) ayer se declararon “decepcionados” y “con pena ajena”, pues se trata de una ex directiva de este organismo que ahora está recurriendo a los mismos métodos y medidas utilizadas por las administraciones anteriores de Enacal, en su afán de aprobar un alza.

“Ella dice que quiere aplicar el alza a quienes consumen arriba de 20 metros cúbicos, pero también te dice que más de la mitad de los clientes no tienen medidor. ¿Cómo me explico eso?”, preguntó el sucesor de Herrera en la Red de Consumidores.