• |
  • |
  • END

Ayer, gran parte de los trabajadores de la salud abandonaron sus centros de trabajo para asistir a la marcha contra el Fondo Monetario Internacional, FMI, programada por asociaciones sindicales del FSLN, lo que provocó que los diferentes centros de atención primaria se vieran saturados de pacientes.

EL NUEVO DIARIO recorrió las diferentes unidades de salud y encontró largas filas de espera, sobre todo en las áreas de emergencia. En algunos lugares, ante el reclamo de la ciudadanía, los directores decidieron mandar a su personal a atenderla, pero en otros, como en el “Silvia Ferrufino”, la gente que llegaba se tenía que regresar porque no había quién los atendiera.

“Yo vine a sacar una cita en laboratorio, pero está cerrado, así que no sé hasta cuándo me voy a hacer el examen, porque a medida que pasa el tiempo se extiende más el período de la misma, además, como hoy (ayer) no atendieron, seguramente va a venir más gente mañana, así que cuando tenga los resultados quizás tenga avanzada mi enfermedad”, expresó Catalina Figueroa, una paciente del “Silvia Ferrufino”.

En dicho centro sólo estaban atendiendo cinco médicos, y eso que no todas las especialidades. En la sala de emergencia sólo estaba un doctor, por lo que tenía una sobrecarga de trabajo, ya que además de recibir a los pobladores de ese sector, atendió a los habitantes de sitios aledaños a esa unidad, porque adonde les correspondía ir estaba clausurado temporalmente.

“A mí me queda más cerca el puesto médico Concepción de María, en donde pagamos cinco córdobas para que nos atiendan, pero todo estos días el doctor no ha llegado, estuve haciendo fila desde las cinco de la mañana, y hasta las ocho nos dijo el muchacho de ahí que el doctor no iba a llegar porque iba a ir a una concentración”, expresó Jader González, otro de los pacientes que esperó por mucho tiempo para que lo recibieran.

Otros centros que también estaban saturados de enfermos, y donde se notaba poco personal, fueron el de Villa Libertad, “Francisco Buitrago”, “Pedro Altamirano”, Altagracia y el “Edgard Lang”.

Por su parte, los galenos que estaban cumpliendo con sus obligaciones, manifestaron que esa situación ocurre con frecuencia, y que “cada vez que hay una marcha programada por el dirigente de Fetsalud, Gustavo Porras, ocurre lo mismo. Lo más doloroso es que se está volviendo una constante, cuando en estos días hay demasiados enfermos con fiebre, casos de dengue, y personas que llegan con problemas respiratorios”.