•  |
  •  |
  • END

Guatemala solicitó apoyo a Nicaragua a través del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA, para combatir la presencia en ese país del “Pez Diablo” (Hypostomus Plecostomus), que despuntó hace cinco meses en el lago Petén Itza, del departamento del Petén.

Así lo confirmó a EL NUEVO DIARIO el biólogo marino Johnny Maradiaga, responsable nacional para el manejo de esa especie por parte de Inpesca, y representante de Nicaragua ante una comisión regional de pesca y acuicultura del SICA, que ha tratado el tema en seminarios realizados en El Salvador y en Panamá.

El especialista estima que el “Pez Diablo”, también conocido como “Pleco”, pudo haber llegado a Guatemala procedente de México, después de haber recorrido el río Usumacinta y algunos afluentes que dividen a la nación azteca con la chapina.

La solicitud de Guatemala es porque ya Nicaragua desde el año pasado comenzó la primera etapa para combatir a la especia invasora en el lago Cocibolca, donde ya varias instituciones como el Marena y el Inpesca, además de las alcaldías, han emprendido plan de control del “Pez Diablo”. La especie fue detectada en Nicaragua en noviembre de 2007.

Según reportes procedentes de Guatemala, recibidos por Inpesca, el “Pleco” que apareció en Guatemala, es igual al que existe en el lago Infiernillo, de México, donde la especie ha causado enormes daños.

La Federación de Pescadores de Guatemala y el Instituto de Pesca de ese país elevaron una petición a la comisión de pesca del Sistema de Integración Centroamericana, para ver cómo pueden desarrollar una línea base que permita hacer un diagnóstico real del problema y conocer su magnitud.

Experiencia en el Cocibolca

Maradiaga dijo que la petición de Guatemala obedece a que en 2009, Nicaragua con el apoyo financiero de Ospesca (Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano), desarrolló lo que se llamó en su momento, un plan de acción para el manejo del “Pez Diablo” en el gran lago Cocibolca, cuyos resultados ya han sido publicados.

Desde unas semanas atrás se han comenzado a hacer las coordinaciones entre Ospesca y el gobierno de Nicaragua y el de Guatemala para ver la posibilidad de unir esfuerzos, dijo el especialista.

Éste no descartó las posibilidades de que a través de la comisión de pesca y acuicultura del SICA se pueda echar a andar una política regional de control del “Pez Diablo”, porque el mismo puede aparecer en cualquiera de las otras naciones del istmo.

El especialista dijo que en el caso de Nicaragua se cree que el “Pez Diablo” ingresó al Cocibolca a través del río San Juan, por los afluentes que vienen de Costa Rica. “Lo que pasa que ese país no tiene los cuerpos de agua de la magnitud del Cocibolca”.

Por consiguiente, el biólogo no descartó que la especie aparezca en otras naciones de la región, “porque lo tenemos en el norte de Centroamérica y al sur, en Nicaragua.

Especie difícil de combatir

El pez no es apto para el consumo humano, porque se alimenta de desechos y heces, puede exterminar especies y plantas marinas y acabar en poco tiempo con la pesca artesanal e industrial, causando daños similares a los ocurridos en otros países, como México.

Dijo que la especie tiene una coraza muy dura, sus escamas son fuertes y rodeadas de espinas óseas, pero muy poderosas, que han provocado heridas en las manos de los pescadores al desprenderlos de las redes.

Maradiaga opinó que será difícil acabar con este pez, porque tiene una estructura resistente, permanece adherido a piedras y al fondo del lago, y se adapta fácilmente a cualquier ecosistema. Dijo que los daños que ocasiona han sido agrupados entre tres clases: económicos, sociales y ambientales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus