•  |
  •  |
  • END

Por unos días, las figuras de la sociedad nicaragüense se quitarán la bandera de sus rutinas, la camisa del partido y los zapatos de sus instituciones, para seguir la fiebre mundial del fútbol que desde la ardiente África salpicará a Nicaragua a partir del 11 de junio, cuando el pitazo inicial sumerja al mundo en un balón.

La idea es refrescante: mandar al carajo por unos días las sentencias, demandas, riñas, celos, zancadillas, puñales, patadas, balazos, amenazas, reelecciones, auditorías, divisiones, preocupaciones económicas, discursos y demás, asuntos vinculados con el mundo de la política y con las instituciones públicas.

La misión parece imposible y quizá se quede en lo que es: una idea. Pero ello no quita que en un mes, al menos 30 días contados a partir del 11 de junio hasta el 11 de julio, los políticos nicaragüenses y otros personajes de la sociedad se dediquen a seguir a sus equipos favoritos del Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, y dejen en segundo plano el que parece ser el deporte nacional: la política.

Ante la imposible participación de la selección azul-y-blanco en esos monstruosos torneos, en Nicaragua cada cual tiene un corazón que palpita por una de las 32 selecciones que se disputan el trofeo de oro de la Copa Mundial de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, FIFA.

Mientras en Sudáfrica las nóminas de los 23 elegidos por país ya están listas, en Nicaragua las figuras que ejercen el poder se alistan a seguir a sus favoritos de entre las 736 luminarias del balompié global.

Las preferencias

Por ejemplo, el Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez, apunta su preferencia a Brasil (que en Nicaragua viene a ser como el equipo preferido entre políticos y ciudadanos).

“Me voy con el Brasil, por una razón muy sencilla: tres de mis nietos son brasileños. Yo nunca jugué más que cosas de chavalada, pero eso, un asunto familiar, me tiende una cercanía muy grande con ese país, donde incluso, uno de mis nietos de 14 años, se perfila como estrella de ese juego en Brasilia”, dijo el director técnico del equipo de la Fiscalía a EL NUEVO DIARIO.

Para el magistrado con tarjeta roja dentro de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, Rafael Solís (con vencimiento de su cargo), el campeón mundial debe ser la tropa que dirige Carlos Caetano Bledorn Verri, Dunga.

“Es por afinidad con América Latina y porque los brasileños son muy buenos”, dijo Solís, un habilidoso asesor técnico del equipo presidencial, quien revela que de joven jugó como portero, y quizás esa sea la razón de que en el mundo político se dice que meterle goles a su cancha es más difícil que perforar las redes del guardameta carioca Julio César.

La “Furia Roja”

Su compañero de liga, pero adversario de equipo, magistrado Manuel Martínez, Presidente de la CSJ, si bien dice que difícilmente podrá ver los juegos del mundial, fija su atención en la “Furia Roja” europea: España.

“No es que sea un gran seguidor, pero España tiene un gran equipo”, dijo este magistrado, cuya bandera partidaria es de igual color a la bandera del representante de la Madre Patria: roja liberal, pero sin furia.

Y aquí viene el contralor Guillermo Argüello Poessy. Nunca deja su ironía y la fineza de su humor cáustico ni para hablar de fútbol.

“Yo siento especial simpatía por Brasil desde hace 50 años, no de ahorita que es una fiebre. ¿Por qué? Porque me gustan los equipos ganadores. Y como le dicen ellos, el ‘jogo bonito’”, confesó el presidente de facto del equipo de la Contraloría General de la República.

La primera comisionada y directora de la Policía Nacional tiene su corazón “partío”, pero no por los estresantes y violentos problemas que constantemente le toca lidiar al frente de la institución azul-celeste. Sino, para alivio social, por asuntos de predilecciones futboleras.

Sucede que la jefa del equipo policial le apunta al Real Madrid en la liga española. Y tanto seguirle le ha atraído hacia España y a su constelación de estrellas como David Villa, Gerard Piqué, el capitán Iker Casillas, Xavi Hernández, Iniesta, y el artillero Fernando Torres, quienes hacen de la Roja un oponente terrible.

Aun así, la jefa de los antimotines no puede dejar de ver con admiración la magia y el ritmo de la samba del Brasil de Dunga.

Y en eso coincide Bayardo Arce, el asesor económico de la Presidencia de la República, para quien detrás del Brasil de Lula Da Silva, no hay otro equipo que represente mejor a América Latina, pese a que su jugador favorito Ronaldinho quedó fuera del onceno verde-amarela.

Procurador Estrada inspirado

Y cuidado con la inspiración del Procurador General de la República, don Hernán Estrada, quien no deja “piedra sobre piedra” en la atribución de elogios para su equipo favorito, al comentar el porqué de esa atracción irremediable.

“Brasil porque es Alba, es Lula, es América Latina, es izquierda, es mujer femenina, es cultura, es sabor, es samba, es magia, es poder…”, dijo un entusiasmado procurador Estrada.

Pero más entusiasta que él, sólo parece serlo el ex “jugador profesional” y vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, quien sin tapujos le confesó a nuestro reportero Edgard Barberena, que en estos días de fiebre futbolera él le apuesta por la Roja.

Y para ello, dice el Vicepresidente, tendrá que madrugar, cosa que no representa, dice él, ningún problema.

“Estaré atento”, dijo, después de atender una labor oficial con el embajador de Taiwan, Chin-mu Wu.

Morales Carazo reveló que jugó en un equipo profesional en México, junto al también nicaragüense Lorenzo Cardenal. Durante la década de los 80, el Vicepresidente residió en México, mientras Nicaragua ardía en guerra.

“Creo que somos los dos únicos (nicas) que en México estuvimos en equipos profesionales de primera línea, entre ellos el equipo Atlantis, así como un equipo de la universidad”, recordó Morales, un habilidoso director técnico de la política criolla, que por muchos años fue el principal asesor del ex presidente Arnoldo Alemán, quien ya veremos más adelante, a quién le apunta en la Copa.

Según Morales, cuando estudió en el Colegio Centroamérica --en Granada, ya hace muchas lunas-- fue campeón anotador de goles, y también aprendió la técnica, que confiesa que “sigo todavía metiendo goles, sólo que ahora es en el juego político”.

El vicemandatario dice que ve en la selección española una gran oportunidad, aunque advierte que “el mito Brasil siempre estará permanente”. Morales se declaró un fanático del fútbol. Dice que en la liga italiana su favorito es el Inter de Milán, en el fútbol español sigue al Barsa, en el inglés el Chelsea y el Bayern de Munich en la copa alemana.

Alemán habla con Sudáfrica, pero va con Brasil

Muy lejos de sus simpatías futboleras se encuentra el ex presidente y ex reo, Arnoldo Alemán, quien se deshace en elogios y anécdotas para explicar que le gusta la selección de Sudáfrica, cuya historia futbolística está plagada de amarguras y de represiones derivadas de la segregación racial, a tal grado, que grandes estrellas sudafricanas de color, nunca tuvieron la oportunidad de demostrar su valía vestidos con los colores nacionales durante las casi tres décadas que duró el aislamiento forzado por el apartheid, y que no fue hasta hace 17 años, que el país ha regresado a las competiciones internacionales con seleccionados negros vistiendo los colores de Sudáfrica…
Pero Alemán se va con Brasil, mientras sigue buscando la ya mítica “unidad” liberal.

A su socio de “unidad” política, Eduardo Montealegre, ex candidato presidencial, ex candidato a alcalde de Managua, ex canciller, ex funcionario, etcétera, le atrae más la unidad centroamericana. Por eso dice que si a alguien deben apoyar los nicaragüenses y los centroamericanos, es a la modesta y corajuda selección de Honduras.

“Creo que es al equipo que debemos apoyar, a nuestro vecino que lleva colores de bandera iguales a los de Nicaragua”, dice Montealegre, quien, sin embargo, confiesa que desde muy niño siempre le ha ido a Brasil, como a los Yanquis en béisbol.

Aguerri con México

A José Adán Aguerri, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada en Nicaragua, Cosep, lo cachamos comprando figuritas del Mundial en las afueras de EL NUEVO DIARIO, y no nos cupo la menor duda de que era fan del deporte rey del mundo.

“Ya les dije a los miembros del Cosep que no planifiquemos reuniones en el horario de 8 a 10 de la mañana y de 12 a 2:30 de la tarde. Ahora el fútbol es primero”, dijo sonriendo.

¿A quién le apunta el representante del gremio del poder capital en Nicaragua? Al Tri. A la oncena azteca. Al México del vasco Javier Aguirre. “Creo que el fútbol es una buena oportunidad para relajar al país de los problemas cotidianos”, dijo Aguerri, quien como todo buen empresario, siempre tiene un plan A, y en este caso, hasta uno B.

En caso de que los mexicanos queden fuera, estará la esperanza en la selección de Brasil y Argentina. “Todo es que quede en América Latina”, dijo.

Recluido en su casa de El Raizón, sin dar la cara a la vida política o como le gustaba decir a él, “pichando bajito”, se encuentra el ex presidente Enrique Bolaños Geyer, quien desde allá confesó mediante señas tipo manager de béisbol, que su equipo favorito de siempre ha sido Alemania. “Porque hay raíces alemanas en mi familia”, dijo.

Ejército con Latinoamérica

¿A quién seguirá el jefe del más respetado y capacitado equipo institucional de Nicaragua en este mundial? Formal hasta para los deportes, desde su oficina de la Comandancia General nos remiten el siguiente mensaje: “Respaldamos y apoyamos a todos los equipos latinoamericanos que nos representan como Continente en el Mundial de Fútbol. Les deseamos éxitos y sendos triunfos, manteniendo siempre al alto el excelente nivel técnico y profesional del fútbol latinoamericano. Celebremos un campeonato más para Latinoamérica”. General de Ejército Julio César Avilés Castillo ¡Firmes!
De monseñor Leopoldo Brenes, jerarca de la Iglesia Católica de Nicaragua, supimos mediante entrevista a Canal 2, que le encanta tanto el fútbol, que fue gran jugador de joven y que no sabe cómo hará para conciliar su tiempo para atender los asuntos religiosos y ver los partidos del Mundial, porque confesó que le atrae tanto el deporte, que no quería perderse ninguno. Su equipo favorito es el brasileño.

Los que no jugaron ni Rayuela

El presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, no quiso externar sus preferencias sobre el Mundial. Tampoco pudimos obtener información, ni formal ni informal, del presidente Daniel Ortega. Estaríamos seguros de que si Venezuela hubiera clasificado, aunque ni le gustase el deporte, él habría apoyado a la selección del ALBA, pero dado que los petroleros se quedaron, su favoritismo es una incógnita, tanto como el conteo final de las elecciones municipales de 2008.

 
Arnoldo Alemán, le gusta Sudáfrica pero va con Brasil.

General Julio César Avilés: va con todos los equipos latinoamericanos.

Eduardo Montealegre: apoya a Honduras, pero le gusta Brasil.

Rafael Solís: Brasil.

Jaime Morales: va con España.

Guillermo Argüello Poessy: Brasil.

Julio Centeno Gómez, va con Brasil.

Aminta Granera, va con España, pero admira a Brasil.

Bayardo Arce, Brasil, aunque no vaya Ronaldinho.