Lésber Quintero
  •   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END


La Policía de Rivas remitió la tarde de ayer ante el Ministerio Público de esta ciudad, el expediente en el que se acusa al magistrado liberal del Tribunal de Apelaciones de Managua, TAM, Rafael Ángel Avellán, y a su hijo Félix, por obstrucción de funciones en contra de agentes policiales.

Moisés Gómez Avellán, quien también estaba detenido por el mismo caso, quedará libre en las próximas horas, pues según la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, desestimaron la acusación contra éste.

Añadió que en el caso del magistrado y su hijo, van a valorar si introducen o no la acusación en los juzgados correspondientes.

Esposado en tina de camioneta

El expediente supuestamente ilustra las diligencias y los hechos que motivaron a efectivos policiales a esposar al magistrado y trasladarlo en la tina de una patrulla a las celdas preventivas de la Policía, desde las 3:25 de la madrugada del domingo hasta las 6:30 de la tarde de ese día.

La jefa de la Policía departamental de Rivas, comisionada mayor Dora Isabel Galeano, confirmó que el magistrado sería remitido ante el Ministerio Público en libertad junto a su hijo Félix, ya que el abogado de éstos solicitó que se les cambiara la medida cautelar de prisión preventiva por arresto domiciliar, y “por ser un delito menor se accedió a la petición”.

De acuerdo con un informe dirigido al comisionado general de la Policía Nacional, Horacio Rocha, el magistrado fue detenido en Rivas la madrugada del domingo, cuando se encontraba ingiriendo licor dentro del bar Mi Barra, del señor Moisés Gómez Avellán, y cuando oficiales de la Policía vieron que el negocio estaba funcionando fuera de horario, ingresaron para solicitar el permiso de funcionamiento, y la repuesta del dueño fue que “esa era su casa y que podía vender licor a cualquier hora”.

Añade que posterior a la discusión se inmiscuyó el magistrado, quien supuestamente ofendió con palabras soeces a los oficiales y hasta llamó narcotraficante al comisionado mayor y ex jefe de la Policía de Rivas, Carlos Espinoza, por lo que en medio de forcejeos, lo arrestaron.

Alegan abuso de autoridad

Según la señora Leila Marenco Rivera, ella y su marido, Leytón, eran parte del grupo de amigos que se encontraban en el local, y aseguró que son testigos del abuso de autoridad que cometió la Policía, “porque el bar estaba cerrado, y ellos abrieron abruptamente la puerta, y cuando el magistrado les preguntó qué hacían a esas horas si el negocio ya había cerrado, se alteraron.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus