Edith Pineda
  •  |
  •  |
  • END

La reivindicación salarial y el pago justo de las pensiones para los maestros jubilados son las demandas más urgentes que marcan la agenda de los docentes.

José Siero, miembro de la Unidad Sindical Magisterial, informó que no piensan dejar enfriar su lucha, sin embargo, el panorama aún no les pinta nada claro. Por un lado, los más de 2 mil maestros jubilados han tenido que conformarse con recibir el salario mínimo como pensión, tras la reforma al artículo 102 de la Ley General de Educación, en la que se amparó el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social y en la cual se contempla que los montos establecidos para jubilar a los docentes serán definidos de acuerdo con las sumas reportadas al Seguro Social y sujetas a deducciones.

“Los maestros cotizamos al INSS sobre nuestro salario global, y ahora no quieren reconocer lo justo que es jubilarnos con el ciento por ciento”, reclamó el representante sindical, señalando que el INSS “no manda oír a las partes y actúa según su conveniencia”.

Siero calificó el acto como atropello, y aseguró que no levantarán el apoyo a sus colegas que ya han concluido su vida laboral, pues ya el INSS hasta cobró a los pensionados el monto que aseguró habían calculado de más en sus pensiones.

Denunció que hay muchas cosas que no andan bien en el Ministerio de Educación, como el hecho de que las plazas de los profesores que se están jubilando no están siendo repuestas, lo cual es otro problema que se suma a los grandes déficit que enfrenta el sistema educativo nacional. Se calcula que unos 15 mil centros de estudio están destruidos o semidestruidos, y que hay un faltante de pupitres que asciende a los 60 mil, así como un alto porcentaje de alumnos a quienes no se les ha podido cubrir con el material educativo.

Confían en que diputados les resolverán

Según Siero, los dirigentes de la Unidad Sindical Magisterial se están replanteando la lucha por un mejor salario, pero aún están a la espera de que tanto la Comisión Económica como la Comisión Laboral de la Asamblea Nacional, les atiendan para solicitarles apoyo para su petición de que se asignen, en la próxima reforma al Presupuesto, más fondos para educación. Y por supuesto, no perder de vista su solicitud de mejor salario.

También tienen en planes solicitar audiencias a los diputados de las distintas bancadas de la Asamblea Nacional para pedirles respaldo.

El primer planteamiento que les llevan es que los 529 córdobas que se les dan en concepto de bono solidario, “pasen de una vez al salario, porque sabemos muy bien que el bono no es algo seguro”, alegó Siero, recordando las dificultades que representó para muchos docentes poder recibir el beneficio.

También dijo que no desisten de pedir un incremento de salario de 92 dólares para primaria y de 106 para secundaria.