Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

El alcalde de Managua, ingeniero Dionisio Marenco se inclinó a favor que el servicio de transporte urbano sea regalado, y, por lo visto, lo estaba diciendo en serio. “Lo mejor es que el transporte, si es posible, fuera regalado”, dijo el alcalde, tras ser consultado sobre la tarifa diferenciada para los buses nuevos que entrarán al sistema urbano de la capital.

Marenco trató de explicar su teoría señalando que mientras más gente hace uso del servicio de transporte urbano, “menos gente hará uso de sus vehículos, y, por lo tanto, se consumirá menos combustible, menos llantas, menos calles, menos dólares”.

No hay tarifa diferenciada

“Yo he dicho que se mantenga la tarifa baja porque resulta al país más barato”, expresó el alcalde, quien aseguró que la tarifa diferenciada para el transporte urbano no está en los planes ni de la Alcaldía ni del Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma).

Marenco confirmó estar de acuerdo con la disposición del gobierno central de mantener la tarifa social que actualmente alcanza los dos córdobas con 50 centavos. “La tarifa es una decisión que debe tomar el gobierno central, el presidente Ortega declaró que quiere mantener la tarifa y yo estoy de acuerdo”, afirmó categóricamente el alcalde.

Según el edil, el número de pasajeros que se mueve en Managua en un día es similar al número de personas que el transporte interurbano de todo el país mueve en un mes.

El alcalde asegura que las 800 mil personas que se mueven en la ciudad consumen el 10 por ciento del combustible de Managua, pero la población que se mueve en sus vehículos consume el 90 por ciento de ese combustible. “Si logro que esa gente use el sistema público de transporte, el país se ahorra combustible”, detalló, tras señalar que se inclina a favor de un transporte “más atractivo y más barato para gastar menos (combustible) como país.”

Los buses, según el detalle del Alcalde, serán entregados a las rutas más grandes de Managua entre ellas, las cooperativas Colón, Parrales Vallejos y 21 de Enero. “Esas tres cooperativas manejan el 70 por ciento del pasaje de toda la capital”, según él.

“Stickers como chiclets”

El alcalde capitalino anunció que pondrá en marcha una fuerte campaña para vender masivamente el impuesto de rodamiento que es una obligación para cada dueño de vehículo.

La razón es que el año pasado la municipalidad no logró cumplir con la meta de recaudar unos 20 millones de córdobas en ese rubro, Marenco reconoció que ese déficit es responsabilidad en parte de la alcaldía por los trámites engorrosos que los contribuyentes tienen que cumplir en las ventanillas de pago.

“Vas a pagar un impuesto, y todavía de piden copia de circulación, llevar evidencia que pagaste el sticker anterior, y como nadie me persigue, para qué lo voy a pagar”, reflexionó el alcalde Marenco, quien dijo que los sticker de este año se venderán masivamente “como si se tratara de chiclets.

Pero explicó que habrá coordinación con la Policía para obligar a los conductores a portar en sus vehículos el sticker de rodamiento actualizado.