•   CARAZO  |
  •  |
  •  |
  • END

La mañana de este martes, cuando los alumnos del Instituto La Salle de la ciudad de Diriamba, ubicado contiguo al estadio Cacique Diriangén, se encontraba recibiendo sus clases rutinarias, un grupo de antisociales encapuchados ingresaron al recinto detonando morteros e intimidando a maestros y alumnos, según denunciaron representantes de la casa educativa ante la delegación policial de la localidad.

“Cuál fue nuestro susto al escuchar las bombas y morterazos que lanzaban los delincuentes a las instalaciones del colegio; tras esta acción no podíamos contener los gritos de los alumnos y de los niños y niñas de preescolar, cuyas aulas están cerca de donde se ubicaron tres de los encapuchados. Ellos se querían tomar el colegio después de atemorizar a todos y agredir al director, que se enfrentó a los antisociales, mientras buscábamos cómo sacar a los niños de la escuela para trasladarlos a sus casas.

“Desdichadamente, ante estos casos, nosotros como trabajadores de seguridad no podemos hacer nada, porque no portamos armas de ningún tipo”, afirmó Pablo González, vigilante del centro de estudiantil.

Son alumnos del turno nocturno

Sergio Salazar, director del Instituto La Salle, expresó: “Logramos evitar que el grupo de individuos se tomaran las instalaciones del colegio, porque huyeron después que llamamos a la Policía Nacional; ellos me agredieron golpeándome con tubos de hierro en la espalda, pero los identifiqué y sé que son alumnos del turno de la noche de este colegio los que llegaron encapuchados; lo que desconozco hasta el momento es quién los mandó y por qué lo hicieron”, refirió el docente.

Mientras tanto, Noelia Montenegro, delegada del Mined, lamentó la acción de los vándalos y expresó que “hubo pánico colectivo, después de la presencia de los antisociales, muchos de los alumnos se desmayaron de los nervios, y una de las medidas que se tomó es que el personal del Instituto La Salle, con apoyo de los padres de familia y alumnos, harán la denuncia contra los vándalos”.

“Tengo ocho años de laborar en este centro y no se había visto un percance de este tipo. Estamos a cargo de la enseñanza y el cuido de 2,116 estudiantes de Diriamba, y la mayoría recibe clases en aulas inadecuadas, donde se pasa el agua, las ventanas apenas se tapan con pedazos de maya, y el muro perimetral se derrumbó, lo que causa inseguridad estudiantil. Desde hace tres años demandamos presupuesto al Mined para mejorar las instalaciones, pero no hay respuesta”, aseveró Henry Hernández, subdirector del Instituto La Salle.

Es importante mencionar que a las afueras del centro de estudios y de la Policía Nacional llegaron dos grupos de personas del partido gobierno, uno se manifestaba por la destitución del director y el otro lo apoyaba.