•  |
  •  |
  • END

El Ministerio Público, atendiendo la sentencia judicial en la que el juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, declaró culpable de violación a Farinton Reyes Larios, en perjuicio de Fátima Hernández, está estudiando la posibilidad de abrir proceso contra cuatro testigos que, según sostuvo la Fiscalía, dieron falso testimonio.

En la sentencia, el juez señaló que Julio Solórzano, Hugo Peña, Raúl Santos y Ana Santeliz, cambiaron su testimonio bajo promesa de ley, tratando de obstruir la justicia.

“Considero que tuvo razón suficiente la Fiscalía cuando se mandó a abrir proceso penal a la señora Ana Santeliz, responsable de Hospedaje Meza, y esta autoridad considera que se debe abrir proceso penal contra Hugo, Julio y Raúl, por tratar de obstruir la justicia y falsear las circunstancias de los hechos acusados, tratando de beneficiar a Farinton Reyes Larios”, expresó el juez Solís, durante el fallo, a las 11: 50 de la noche del martes recién pasado.

Según Odeth Leytón, responsable de la Unidad de Género del Ministerio Público, en los próximos días se sabrá si abrirán proceso penal contra los testigos.

“El estudio estará a cargo de la Unidad Departamental de Managua, que determinará la acción correspondiente. Contamos con todos los medios de prueba, porque todo quedó evidentemente gravado y circunstanciado en el juicio oral y público”, expresó Leytón.

Durante el juicio, los testigos Julio Solórzano y Hugo Peña, ambos ex compañeros de trabajo de Fátima y de Farinton, cambiaron su versión de los hechos, y Raúl Santos, propietario del Hospedaje, y Ana Santeliz, negaron la versión dada en declaraciones al teniente Silvio Amador, de Auxilio Judicial, fueron consideraciones del juez en la sentencia.

Argumentos de sentencia

Ante estos hechos, el juez Solís argumentó en su fallo que “la prueba debe ser clara y creíble, para convencer al juez de la causa. En el caso que nos ocupa, en la prueba de testigo quedó evidenciada una mala coartada. Observé incongruencias, omisiones, falsedades, medias verdades, todo con el objeto de desprestigiar y desacreditar el testimonio de la víctima, Fátima”.

Además, el judicial destacó el valor del testimonio de la víctima: “Doy credibilidad a la declaración de la víctima, su testimonio no lo puedo considerar como un invento, una fantasía, ya que las peritaciones de la sicóloga de la Comisaría de la Mujer, Ivania Vargas, estaban basadas en las declaraciones de testigos que tergiversaron los hechos. Además, obsérvese que la víctima, cuando supuestamente fue entrevistada, se encontraba bajo medicamento antidepresivo, así lo corroboraron la oficial Raquel y la siquiatra Silva, del hospital Carlos Roberto Huembes”.

El juez también criticó el dictamen sicológico de la doctora María Elena Espinoza, de Medicina Legal, y lo calificó de dictamen incompleto”, por haberse centrado sólo en la personalidad de la víctima, ser realizado en meses posteriores a los hechos, y no se centró en el trauma sicológico, para determinar si fue violada o no.

“La licenciada en sicología, al final, explicó que se requería nuevamente un estudio a mayor conciencia”, dijo el doctor Solís, de la doctora Espinoza.

También dio credibilidad a la declaración de la doctora en siquiatría, Estela Silva, quien valoró a la víctima y determinó crisis de llanto, intentos suicidas, regresiones de la agresión vivida. Además, tomó en cuenta la lesión encontrada en la parte interna de la vagina de Fátima.

“La doctora Rodríguez aseguró que la laceración interna en la mayoría de casos son con relaciones sexuales no consentidas, de igual forma el enrojecimiento de pezones, sensibles al tacto. Asimismo, la prueba de ADN realizada con las muestras extraídas de la vagina de Fátima, prueban que el semen corresponde a Farinton Reyes, y no puede negarse que tuvo relación sexual forzada con la víctima. Con esto sustento el fallo de culpabilidad”, dijo el juez.

Los llantos

Inmediatamente después de haber escuchado el fallo, los llantos, la histeria y las lamentaciones de familiares de Farinton se escucharon en la sala de audiencia, en los pasillos y en las afueras del Complejo Judicial Nejapa.

“Por qué, Diosito, si mi hijo es inocente. Eso que dice esa mujer es mentira. Por qué, hijo, si vos sos un muchacho bueno”, gritaba de forma desconsolada Xiomara Larios, madre del procesado.

El juez continuó dando su fallo; mandó revocar las medidas cautelares y ordenó arrestar inmediatamente a Farinton.

“¿Por qué hacen esa injusticia, yo estoy embarazada de cinco meses y tengo una niña de cinco años, por qué dejan preso a mi marido?”, gritó entre llantos Dayana Pérez, esposa de Farinton.

Farinton permanecía de pie y lloraba en silencio, mientras el judicial abrió el debate de pena. La fiscal Alicia Solís solicitó la pena media: 13 años y medio por violación agravada, ya que generó daños a la salud de la víctima, quien estuvo hospitalizada 42 días en sala de Cuidados Agudos del Hospital “Carlos Roberto Huembes”, mientras que la defensa, María Lourdes Vargas, solicitó la mínima (ocho años), por violación simple, ya que argumentó que no existe la agravante que dice la Fiscalía.

Forcejeo y se lo llevan cargado

Vargas agregó que apelaría la decisión, porque no se comprobó que su defendido haya participado en los hechos señalados, mientras los llantos y gritos desgarradores continuaban en la sala y en los pasillos.

Cuando los oficiales se llevaban a Farinton, la esposa y su mamá trataron de impedir que lo hicieran, y empezó el forcejeo entre policías, guardas de seguridad y familiares. Farinton se resistía a ser llevado y se tiró al suelo, al punto que los oficiales tuvieron que cargarlo para poder sacarlo.

Después que oficiales lograron sacar en peso de los pasillos a Farinton, regresaron por el juez, fiscales, Fátima y sus familiares. Las personas fuera de los juzgados tiraron sillas plásticas del otro lado y golpeaban los portones queriendo acceder a los juzgados.

Fallo rompe esquema

Para Juanita Jiménez, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, y quien estuvo presente en todo el juicio, el fallo del doctor Solís rompe con lo tradicional y limpia la cara al Poder Judicial en estos temas. Además, sirve para que otras mujeres se animen a romper el silencio.

“El fallo dado en el caso de Fátima rompe con lo tradicional conque se trata este tipo de delitos, donde se culpabiliza a la víctima de los hechos ocurridos, y se trata de desacreditar su testimonio, ya que el juez reconoce y da valor al testimonio de la víctima, y esto promueve o motiva a que otras mujeres que sufren de delitos sexuales, se animen a romper el silencio a denunciarlos”, expresó Jiménez.

Agradecida

Mientras tanto, Fátima Hernández pronunciaba alabanzas a Dios, porque hasta el momento no quedó en vano su lucha por recibir justicia.

“Doy infinitas gracias a Dios porque la huelga de hambre y la solicitud de justicia en cada institución del Estado valió la pena; porque quedaron demostradas las irregularidades que había en la investigación del caso, y el juez Solís actuó apegado a derecho y resolvió de forma transparente”, expresó la perjudicada.

José Esteban Hernández, padre de la víctima, aseguró que después de 23 días de ayuno, se siente tranquilo con el fallo del juez Solís, y espera que los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua también actúen de forma transparente y confirmen la decisión del judicial.