Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

El rechazo del Estado de Nicaragua a las recomendaciones de los estados miembros del Consejo de Derechos Humanos, durante la presentación final en el Examen Periódico Universal de las Naciones Unidas, celebrado en Ginebra, Suiza, fue altamente criticado por organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales.

En primer lugar, según un comunicado de Amnistía Internacional, esta organización está muy decepcionada tras el rechazo de Nicaragua de las recomendaciones realizadas por 12 estados miembros del Consejo de Derechos Humanos relativas al cambio o reforma de la total prohibición del aborto.

“El rechazo del Gobierno de Nicaragua a aceptar estas recomendaciones muestra un desprecio a sus obligaciones contraídas bajo los tratados de las Naciones Unidas de proteger a las mujeres y las niñas de las violaciones de derechos humanos, y una escalofriante indiferencia ante la difícil situación de las mujeres y niñas de su país. Es sobrecogedor que las autoridades nicaragüenses, a pesar de tener pleno conocimiento de las consecuencias de esta prohibición total, parezcan decididos a ignorar su cruel impacto sobre la vida de las mujeres y las niñas”, dijo Guadalupe Marengo, Subdirectora del Programa de las Américas.

La crítica también viene de la doctora Vilma Núñez --Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, cuya instancia presentó el informe alterno al del Estado nicaragüense--, quien consideró que en el caso del aborto terapéutico, el Poder Ejecutivo se tomó atribuciones del Poder Judicial, que es la instancia competente para determinar si se da o no su despenalización.

Triste posición de Nicaragua

Por otra parte, Núñez indicó que dejó mucho que desear la posición del Estado nicaragüense ante el más alto foro de derechos humanos en el mundo, donde se evalúa el nivel de cumplimiento de los derechos humanos de 47 países.

“Enviaron a un delegado de bajo nivel sólo para leer un pronunciamiento gubernamental, en el cual se rechaza totalmente la despenalización del aborto terapéutico. También se negaron a ratificar la CEDAW o la Convención sobre la eliminación de toda forma de discriminación contra la mujer, lo cual es un grave retroceso en los derechos de las mujeres en nuestro país”, dijo Núñez.

Otro rechazo total fue el compromiso de asumir el Estatuto de Roma, instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional que da jurisdicción en las naciones signatarias para procesar penalmente a responsables, por delitos de lesa humanidad, como genocidios o magnicidios.

Hizo las de Pilato

El gobierno se lavó las manos ante los ataques contra organizaciones civiles y de derechos humanos, perpetrados por organizaciones del partido de gobierno, cuyo secretario general, Daniel Ortega, es el Presidente de la República. El argumento fue que las situaciones ocurrieron entre particulares y el gobierno no estaba involucrado.

El representante del Estado, a pesar del acoso contra los medios de comunicación nacionales y la falta de acceso a la información pública, también aseguró que en Nicaragua existe un irrestricto respeto a la libertad de prensa.

La doctora Núñez alegó que en el mensaje también se presentó una amenaza velada contra los defensores internacionales de derechos humanos, indicando que las organizaciones nacionales podían laborar internamente, pero que la visita y los pronunciamientos de organizaciones internacionales representaban una intervención en asuntos internos de un país soberano. Según Núñez, esto significa que no reconocen los compromisos internaciones con Naciones Unidas.

“Si con este nivel de irrespeto y prepotencia llegan al mayor foro mundial de derechos humanos, ¿qué se puede esperar a partir de ahora que ocurra en Nicaragua?
El Examen Periódico Universal es un procedimiento de evaluación sobre el nivel de cumplimiento de las obligaciones y compromisos de los estados que conforman las Naciones Unidas, en materia de derechos humanos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus