María Haydée Brenes
  •  |
  •  |
  • END

El doctor Salvador Montenegro, Director del Centro de Investigación de los Recursos Acuáticos de la Universidad Autónoma de Nicaragua (CIRA-UNAN), manifestó que si bien debe ser motivo de preocupación la enfermedad de las tortugas en el río Tipitapa, mucho mayor preocupación debe causar a las autoridades correspondientes la cantidad de agua que el lago Xolotlán infiltra a las corrientes subterráneas de este mismo río, que son las usadas por los habitantes de esa ciudad.

Las diferentes especies que habitan un cuerpo de agua son determinantes al momento de medir la salud de los mismos, dijo Montenegro, y en la medida que estos sitios estén contaminados comenzarán a aparecer animales muertos, enfermos o con mutaciones.

“Los primeros en sufrir las consecuencias de la contaminación son las especies de flora y fauna que habitan los cuerpos de agua. En Nicaragua, lamentablemente, no hay un monitoreo o registro de las especies que están expuestas a sufrir modificaciones o alteraciones, no sólo en su forma de vida, sino en la naturaleza de sus órganos”, expresó Montenegro.

También el especialista manifestó que en el caso de las tortugas que son atendidas por la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCC, la situación de la enfermedad que les suaviza el caparazón y se los fractura podría estar relacionada con la desaparición del calcio y otros nutrientes, debido a la gran cantidad de aguas residuales que caen en el río Tipitapa que hacen la composición del agua más ácida.

Seguimos nosotros

El doctor Montenegro dijo que las autoridades deben estar atentas a situaciones de enfermedad en las especies de los cuerpos de agua, pues la cadena alimenticia lleva hasta nuestro estómago cualquier daño que se dé en las tortugas, ranas, peces, e incluso granos que se riegan con esa agua.

El lago Xolotlán, comentó Montenegro, que es por todos sabido que está contaminado no sólo con las aguas domiciliares, sino también con pesticidas y muchas toneladas de mercurio de la extinta Penwalt, filtra sus aguas a las aguas subterráneas del río Tipitapa. Se estima que a cada segundo se infiltran cuatro metros cúbicos por segundo, que son cuatro mil litros de agua.

“Cada día el Xolotlán infiltra 345 mil metros cúbicos de agua, que después es usada y consumida por la población, pues es el agua que sacan de los pozos, que usan para los riegos e incluso que llega al grifo de sus hogares, y el hecho de que parezca limpia no quiere decir que sea agua de calidad para ser consumida”, concluyó Montenegro

Interconexión de ambos lagos

El río Tipitapa ha sido un afluente del lago Xolotlán desde siempre, pero en algunos momentos, cuando el Xolotlán se rebalsó a causa de fuertes lluvias --como las del Mitch en el 98, el Aleta en 1972, y en otras ocasiones en el 54 ó 55, cuando se inundó incluso el antiguo Malecón, y en 1938-- está registrado que el río Tipitapa sirvió como drenaje del lago.

Sin embargo, ambos cuerpos de agua están interconectados por corrientes subterráneas que son las que abastecen los pozos de los cuales consumen agua los habitantes de Tipitapa y de territorios adyacentes.