•  |
  •  |
  • END

La mayoría de los centros asistenciales del país, tanto públicos como privados, no cuentan con una Unidad de Cuidados Intensivos, al contrario, sólo tienen un cuarto rotulado con las siglas “UCI”, que no es lo mismo. Así lo manifestaron varios trabajadores del Minsa y de Empresas Médicas Previsionales, EMP.

Los funcionarios prefirieron omitir sus identidades, sin embargo, aseguraron que pueden demostrar sus afirmaciones. Según ellos, los centros que presentan mayores deficiencias son los hospitales y empresas previsionales del Minsa.

De acuerdo con las fuentes consultadas por EL NUEVO DIARIO, “una sala de cuidados intensivos no es una sala que tiene en la entrada un rótulo que diga “Unidad de Cuidados Intensivos”, al contrario, está compuesta por una serie de instrumentos, de métodos diagnósticos, de personal multidisciplinario de todas las especialidades conocidas, y de ruta de flujo de pacientes, entre otras cosas”.

Coincidieron en que tiene especificaciones en su estructura, tamaño, posición de los aires acondicionados, en la colocación de los extractores de aires, sus paredes deben estar hechas de un material especial, de manera tal que no se le pegue ninguna bacteria, debe tener un tipo de azulejo especial, éstos no pueden ser cuadrados, porque en cada hendija se pueden alojar microbios.

Una explicación de tantas muertes

Por eso es que las UCI equipadas son caras, y sus pacientes internados también lo son, porque sólo un ventilador que ayude a respirar al convaleciente puede costar unos 300 mil dólares.

“Algunas previsionales y centros del Minsa no invierten en esto, porque es demasiado caro, por lo tanto no ofrecen este servicio, además, porque saben que las complicaciones son pocas, sin embargo, cuando llegan a presentarse, las personas lamentablemente se mueren”, afirmaron.

Sin embargo, también existen empresas que se esfuerzan por tener estas prestaciones, como la Clínica Salud Integral, y los hospitales Militar, Bautista y “Carlos Roberto Huembes”, entre otros.

“Si el Ministerio de Salud aplicara la ley tal como están actualmente las unidades de salud, cerraría más de la mitad de los centros existentes en el país, porque, por ejemplo, el hospital de Chontales atiende a más de 300 mil habitantes de la RAAS, Chontales y Río San Juan, sin tener UCI”, agregaron.

En la UCI se necesita un médico, una enfermera, una ginecóloga, un pediatra, un internista, un cirujano, todos ellos con una especialidad en cuidados intensivos, es decir, se requiere de un equipo multidisciplinario preparado para atender a un paciente grave, que sólo tiene segundos para ser atendido con todo un equipamiento que pueda salvarle la vida.

En una UCI los segundos cuentan, los minutos son decisivos, y las horas determinan si se vive o se muere. Cuando no existe este servicio en los centros asistenciales y trasladan a un paciente desde Juigalpa a Managua, durante ese tiempo de traslado los pacientes pueden morir. El ser humano sólo tiene segundos y minutos para pasar el límite de la muerte.

Las empresas médicas en donde se registraron dos muertes maternas --el Hospital Cruz Azul (Sara Leticia Reynosa Hernández) y la clínica chinandegana Flor de Sacuanjoche (Andrea de los Ángeles Jirón)--, hasta el momento no cuentan con UCI, por lo que subarriendan este servicio, aun así, las dos están debidamente acreditadas por el Minsa y por el INSS.