•  |
  •  |
  • END

A partir de la cero hora de hoy, la Corte Suprema de Justicia quedó desintegrada administrativa y jurisdiccionalmente, aseguró el magistrado Manuel Martínez, mediante un comunicado dirigido a la Nación y a la Comunidad Internacional. Hoy se venció el período hábil para la organización interna de ese Poder del Estado, entiéndase integración del Consejo de Administración y Carrera Judicial y de sus cuatro Salas.

En el comunicado, el doctor Martínez expresó que debió convocar a Corte Plena para determinar la nueva organización anual, pero dada la situación que se vive en la Corte, donde hay tres magistrados (Rafael Solís, Armengol Cuadra y Dámisis Sirias) a quienes se les venció su período constitucional, no lo hizo.

“He decidido no convocar”

“Dos de ellos han manifestado, a través de los medios de información, que de convocarse a Corte Plena asistirían, y con ello viciarían de nulidad lo que en dicha sesión se acordara. Estos magistrados también manifestaron que de darse la sesión de Corte Plena, sería aprovechada para validar y ratificar los documentos a favor de la reelección presidencial y la prórroga de los funcionarios a quienes se les ha vencido su período constitucional; ante tal situación, he decidido no convocar a Corte Plena para no dar lugar a que se viole una vez más el orden legal de la institución”, reza el comunicado.

Autoconvocatoria nula y resoluciones sin valor

El magistrado también advierte que conforme la Constitución Política (Art. 163), la Corte estará integrada por 16 magistrados electos por la Asamblea Nacional, y, por tanto, el quórum de esta Corte constitucionalmente integrada, será, la mitad mas uno (nueve) del total de sus miembros, según la Ley Orgánica del Poder Judicial (Art. 26) y que para la organización de las Salas, se requiere el voto favorable de por lo menos dos tercios del total de integrantes (12 de 16).

“Todo intento de autoconvocarse al margen del orden legal de la institución, estaría reñido con la ley, y, por tanto, toda resolución como producto de dicha autoconvocatoria no tendría ningún valor y efecto legal ni jurídico”, dice Martínez en su comunicado.

Esta advertencia se debe a que los magistrados sandinistas han venido sugiriendo una autoconvocación con ocho magistrados, incluyendo a Solís y a Cuadra cuyos períodos constitucionales ya están vencidos.

Reacción de Ramos

Ante el señalamiento de Martínez, la magistrada Alba Luz Ramos, quien es la primera vocal y asumiría a partir de hoy la administración de la CSJ, asegura que está plenamente facultada por la ley para asumir todas las funciones del presidente de ese poder del Estado.

“Según el artículo 30 de la Ley Orgánica de la CSJ, estoy plenamente facultada por ley para convocar a Corte Plena, si ellos (magistrados liberales) no tienen voluntad para presentarse a mi convocatoria es otra cosa. Si quieren incumplir a sus funciones, como lo hizo el presidente (Martínez), ya que no convocó a Corte Plena como lo manda la ley, son otros 100 pesos”, expresó la doctora Ramos.

Desintegrados, pero trabajando

La magistrada también expresó que lo primero que hará una vez que asuma la administración será garantizar que los tribunales de justicia estén funcionado normalmente, y que en las salas también avancen el estudio de expedientes, “porque aunque las salas estén desintegradas, el personal sigue trabajando”, reiteró Ramos.

A pesar de que el doctor Rafael Solís, ex Vicepresidente de la CSJ, se mantiene amparado en el decretazo presidencial, desde el 11 de abril, no asumió la presidencia, pues constitucionalmente su período está vencido y “su presencia llenaría de vicios el proceso”, expresó el doctor Martínez.

Finalmente, Martínez lamenta la situación actual de la Corte, y hace un llamado a la madurez y sensatez de las personas e instituciones involucradas para buscar una solución pronta, donde impere la Supremacía de la Constitución Política y el imperio de la Ley.