•   Bluefields / RAAS  |
  •  |
  •  |
  • END

Una ola de rechazo se ha levantado en la Región Autónoma del Atlántico Sur en contra del magistrado sandinista del Tribunal de Apelaciones de Bluefields, después que la abogada y funcionaria del TAB, Lestel Wilson, denunció públicamente la discriminación racial, maltrato y acoso laboral a los que supuestamente ha sido sometida por Luis Flores.

Entre las personalidades y autoridades que se han pronunciado en contra de la actitud del magistrado Flores se encuentra el diputado conservador Stanford Cash, quien exige a la Corte Suprema de Justicia la destitución inmediata de Flores.

Mientras que  el activista del Movimiento Independentista de La Moskitia, Julio Blucher, señaló que la forma de actuar de Flores, quien no es originario de la Costa Caribe, no es un caso aislado, sino un comportamiento muy común entre funcionarios foráneos que son enviados desde Managua a ocupar cargos importantes en la RAAS, no por méritos, sino por clientelismo político.

Lo que pasa es que Lestel (Wilson) es la primera que tuvo el valor de denunciarlo, independientemente de las represalias que puedan derivarse de una corte partidizada, comentó.

Por su parte, Lestel Wilson está convocando a una manifestación que se realizará el miércoles para repudiar la actitud discriminatoria y racista de Luis Flores. El Movimiento Indigenista de la RAAS (MIRAAS), anunció su participación en la protesta contra Flores, que culminará con un plantón frente al complejo judicial de Bluefields.

¿Un “mimado”? 

 El magistrado Luis Flores desapareció de Bluefields tras enterarse de una queja interpuesta en su contra ante la Corte Suprema de Justicia por su supuesta víctima Lestel Wilson. Sin embargo, una fuente judicial que solicitó anonimato, dijo que Flores es consentido y protegido del magistrado sandinista de la CSJ Marvin Aguilar y de Armengol Cuadra, por lo que lo mandaron de vacaciones para que se “desestrese” y retorne a su cargo cuando las aguas se hayan calmado.

Nuestro informante señala que ni siquiera los trabajadores judiciales de tendencia sandinista soportan a Flores, por considerarlo un déspota e irrespetuoso, pero no se atreven a denunciarlo por temor a represalias.