•   RIVAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El piloto mexicano René Moreno Vargas, señalado por la Policía Nacional de pertenecer a una célula del crimen organizado, fue presentado ayer ante el juez de audiencia de Rivas, Diógenes Dávila, como presunto autor del delito de cohecho, y se descartó de momento el delito de crimen organizado.

Según la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, a la fecha no hay pruebas contundentes para acusar al mexicano por crimen organizado, pero recalcó que están a la espera de pruebas y de resultados periciales que aportará la Policía, y que de ser positivas, sumarían en la acusación este otro delito.

La comisionada y jefa de la Policía de Rivas, Dora Isabel Galeano, recalcó ayer que el mexicano pertenece a una estructura del crimen organizado a la cual las autoridades policiales de Costa Rica le venían dando seguimiento, y recordó que la noche del viernes, Moreno Vargas, de 54 años, sobrevoló la zona sur de nuestro país en una avioneta monomotor, serie AT 302-3020505, y que se sospecha que hacia trabajo de reconocimiento del terreno.

Sin embargo, el mexicano no pudo regresar a una pista privada ubicada en el cantón de Nicoya, Guanacaste, de donde se cree partió hacia la zona sur de Nicaragua, y realizó un aterrizaje forzoso en los potreros de la finca Cañas Gordas, ubicada entre el kilómetro 134 y 135 de la Carretera Panamericana Sur, supuestamente por falta de combustible y fallas mecánicas.

Tras el aterrizaje, el piloto se dio a la fuga, y el sábado a las 11:40 de la mañana fue capturado cuando trataba de cruzar a Costa Rica.

Según la acusación, el acusado le ofreció 2 mil dólares a un oficial de la Policía que lo interceptó para requisarlo, y por eso lo acusaron de cohecho.

Al momento de la detención, a Moreno Vargas se le encontró su pasaporte mexicano, 7 mil 080 dólares y un mil diez córdobas.

La comisionada Galeano recordó que el mexicano estuvo en Medellín, Colombia, entre el 20 de junio y el siete de abril, y que posteriormente se trasladó a Costa Rica, y que el día 11 por la noche sobrevoló nuestro espacio aéreo.

La acusación presentada por el Ministerio Público fue aceptada por el juez Diógenes Dávila, y programó audiencia inicial para el 22 de junio, manteniendo la prisión preventiva para el azteca.

Como parte de los trabajos que están realizando en coordinación con la Fuerza Pública de Costa Rica, la comisionada Galeano detalló que en el vecino país del sur fue detenido el propietario de la avioneta, “un hombre identificado como Juan Pablo Gamboa, junto a Obet Simón Moreno, y en ese mismo país se les investiga por vínculos con el narcotráfico”.