•  |
  •  |
  • END

Una semana ha pasado después que los familiares de Sara Leticia Reynosa Hernández solicitaron a las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, y del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, una investigación por mala práctica médica perpetrada en el hospital Cruz Azul, sin embargo, hasta el momento nadie les ha respondido por la muerte de su ser querido.

Sara Leticia, de 23 años, pereció en el Hospital Cruz Azul el pasado 3 de junio, luego que presentó una complicación durante el parto y dicho centro no contaba con una Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, para salvarla.

“Primeramente nosotros acudimos al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, para hacer formal y pública nuestra denuncia, luego, con la ayuda de ellos, solicitamos una audiencia a la ministra de Salud, Sonia Castro, la que nos fue concedida sin ningún problema, sin embargo, cuando llegamos a la cita, la recepcionista del despacho de la funcionaria nos dijo que ella no estaba”, recordó Norman Noguera, esposo de Sara.

Asimismo, lamentó la poca receptividad que han manifestado en su caso tanto las autoridades del Minsa, como las del Seguro Social.

“Desconozco lo que esté sucediendo a lo interno de ambas instituciones, pero creo que no han hecho nada, porque el Hospital Cruz Azul dice que es de los diputados sandinistas Tomás Borge y Mario Valle, por lo tanto, ahí interviene una mano pachona”, añadió Noguera.

“Que el Minsa se pronuncie pronto”

Actualmente el expediente clínico está en manos del Minsa, por eso es que la familia doliente solicita nuevamente a dicha entidad que actúe de manera transparente y se pronuncie lo más pronto posible, para aclarar el caso de una vez por todas.

“Yo quiero que se haga justicia en el caso de mi esposa y que se encuentren a los culpables de su muerte”, insistió Noguera.

EL NUEVO DIARIO abordó al respecto a la ministra de Salud, Sonia Castro, durante un recorrido que ella realizó por el Hospital Alemán Nicaragüense el pasado viernes, sin embargo, no accedió a nuestra solicitud, aduciendo que en ese momento sólo podía hablar de Infecciones Respiratorias Agudas, IRAS, y dengue.

De igual manera, este rotativo se comunicó vía telefónica con la relacionista pública del Minsa, Vilma Areas, quien se disculpó diciendo que estaba en una reunión y que devolvería la llamada, pero al cierre de esta edición no recibimos nada.

Por su parte, el director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Gonzalo Carrión, manifestó que tanto el Minsa como el INSS, luego de que los familiares de Sara solicitaron sus intervenciones, éstas, sin mayores preámbulos, debieron haber llamado a las partes involucradas y no hacerlos esperar.

“Demandamos mayor sensibilidad por parte de los funcionarios públicos hacia la familia de Sara, demostrando una mayor apertura, sobre todo ellos que se jactan de tantos calificativos de solidaridad”, señaló Carrión.