elnuevodiario.com.ni
  •   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La magistrada sandinista Alba Luz Ramos asumió hoy temporalmente la Presidencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, aunque el máximo tribunal continúa con sus cuatro salas desintegradas a causa de la crisis que afronta el país.

Ramos asumió la Presidencia de la CSJ en su carácter de primer vocal, tras el vencimiento ayer de la dirección de este órgano y, según un comunicado del alto tribunal, la magistrada desempeñará "la totalidad" de las 19 funciones que establece la ley para el presidente de este Poder del Estado.

El comunicado, leído durante una rueda de prensa ofrecida por Ramos, señala que la presidenta temporal, además de representar al Poder Judicial, tramitará los asuntos que debe resolver la Corte y convocar, presidir y fijar el orden del día de las sesiones ordinarias de la Corte Plena, integrada por los 16 magistrados.

Corte Plena hasta la próxima semana
Ramos expresó a la prensa que no ha pensado convocar esta semana a Corte Plena, pero que lo hará probablemente la próxima semana, entre otros temas, para elegir al nuevo presidente de la CSJ por un período de un año. Indicó que está analizando todas las opciones que dan la Constitución y las leyes del país, incluso llamar a los conjueces, nombrados por la Asamblea Nacional desde abril de 2007, para integrar la Corte Plena o cualquiera de las Salas Constitucional, Civil, Penal o de lo Contencioso Administrativo, para salir de la crisis.

El Parlamento nombra a los conjueces para llenar vacantes de los magistrados en casos de ausencias, excusas, implicancias o recusaciones. "Es lamentable evidentemente que no habrá fallos sobre juicios especiales por la no integración de las (cuatro) salas", hasta tanto no se proceda a la elección de las autoridades del máximo tribunal de justicia, indicó Ramos al responder a preguntas de periodistas.

Ramos sostuvo que el resto de tribunales de todo el país están ejerciendo su función jurisdiccional, independientemente de la situación transitoria que atraviesa la CSJ. Recordó que no es la primera vez que esta situación ocurre en la CSJ porque en el pasado las cuatro salas no han estado integradas hasta por tres meses por falta de nombramiento de sus presidentes.

"La Corte Suprema vive una situación irregular”
El presidente saliente de la CSJ, el liberal opositor Manuel Martínez, comentó el lunes que no convocaba a Corte Plena para elegir la nueva directiva del alto tribunal para no legitimar un decreto del presidente Daniel Ortega, que prorroga en sus cargos a diferentes autoridades cuyos períodos de cinco años ya se vencieron. "La Corte Suprema vive una situación irregular. A tres magistrados se les venció el pasado 11 de abril su período constitucional de cinco años. Dos de ellos han manifestado que, de convocarse a Corte Plena para determinar la nueva organización de este alto tribunal, asistirán y con ello viciarían de nulidad lo que en dicha sesión se acordaría", señaló Martínez.

También agregó que los magistrados con el mandato vencido podrían validar y ratificar la decisión de la Sala Constitucional de la CSJ de anular el artículo de la Constitución que prohíbe la reelección presidencial, aprobado en octubre pasado.

La CSJ está integrada por 16 magistrados: ocho sandinistas y ocho liberales, aunque estos últimos sólo cuentan con seis por la muerte de uno de sus jueces en mayo de 2009, Guillermo Selva, que tampoco ha sido reemplazado, y porque Dámisis Siria, otro juez liberal, no se amparó en el decreto de Ortega.