Redacción Central
  •  |
  •  |
  • END

El hermano del “Canciller” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, Rubén Darío Granda, viajó ayer a Nicaragua, junto a su esposa e hijo, en un vuelo comercial de Copa Airlines, que partió a las 4:15 de la tarde, informó ayer en su versión digital El Tiempo, de Colombia.

El vuelo hizo escala en Panamá, y pasadas las 10 de la noche (de ayer) estaría llegando a Nicaragua. El gobierno del presidente Daniel Ortega no ha informado oficialmente sobre la llegada de Granda, pero en días anteriores el Vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, adelantó con su tono característico que sería recibido con honores: Bienvenido… Granda.

Nicaragua le dio asilo político luego de que la Fiscalía colombiana ordenara su recaptura dentro de un proceso por supuesto apoyo y financiación a las FARC. 

A comienzos de junio, poco después de una audiencia en la que la Fiscalía volvió a pedir su captura, el hermano del hombre que maneja los hilos internacionales de las FARC, llegó hasta la sede diplomática de Nicaragua.

Desde la embajada de Nicaragua en Colombia, Granda valoró de forma positiva el asilo concedido por el Gobierno de Nicaragua, y agradeció profundamente al presidente Daniel Ortega y resto de autoridades, que han tratado su caso humanitariamente de conformidad con los tratados internacionales.

El profesor universitario, de 52 años, destacó a través de La Nueva Radio Ya su origen campesino, y la admiración de sus padres por el poeta nicaragüense Rubén Darío, en honor a quien le pusieron su nombre.

Granda dijo que no puede negar que “El Canciller de la FARC” sea su hermano, y que respeta sus posiciones políticas.

Supuestos testaferros de la FARC
Granda, su esposa y un familiar están procesados como supuestos testaferros del grupo guerrillero.

La decisión de conceder el asilo a Rubén Darío Granda, a su esposa y al hijo de ambos no sorprendió al gobierno colombiano, porque ya había recibido a la mexicana Lucía Morett y a tres guerrilleras colombianas que sobrevivieron al ataque contra el campamento de “Raúl Reyes” en Ecuador.

Después de una audiencia en la que la Fiscalía volvió a pedir su captura por los delitos de financiación del terrorismo y concierto para delinquir agravado, los Granda decidieron ir hasta la sede de la delegación nicaragüense para solicitar protección.

El Gobierno sostiene que los delitos que se les imputan son ordinarios, y que ellos tienen plenas garantías en el país. Mientras que la defensa sostiene que Granda y su familia han recibido amenazas de muerte en Colombia y que dentro de la imputación que le hizo la Fiscalía está el delito de rebelión.


(Información tomada de “El Tiempo” de Colombia, Radio Ya, y combinada con notas de Ramón H. Potosme y Edgard Barberena).