•  |
  •  |
  • END

En un juicio lleno de rarezas, donde se procesó al cooperador necesario sin saberse quién es el autor de la falta penal, Juan René Arbizú fue declarado culpable y condenado a pagar el equivalente a 45 días del salario mínimo del sector industrial, por la bala perdida que penetró el frontis de la casa de la Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, el pasado 30 de mayo.

Sin embargo, el condenado sólo pagará el equivalente a 34 días, que son 862 córdobas, porque los otros 11 días los pagó estando preso, dado que ayer fue liberado por decisión de la jueza Cuarto Local Penal de Managua, Alia Dominga Ampié.

Los 45 días multa es la pena máxima que el Código Penal establece para las personas que son declaradas culpables como cooperadores de una falta.

En la acusación presentada por el abogado Wílder Castillo Velásquez, se dice que el proyectil cayó en la residencia de la jefa policial, pero quien aparece como ofendido es el subcomisionado Eugenio Aguinaga Ruiz, quien el día del hecho estaba al frente de los escoltas de Granera.

Otro hecho que llamó la atención en el juicio, es que a la parte acusadora le fue permitido presentar como testigo de cargo a una persona diferente de la ofrecida en el escrito acusatorio.

No es lo mismo “Chana que Juana”

El abogado Wilder Castillo ofreció como testigo de cargo a Julián Esteban Hernández, pero quien llegó a declarar fue Julián Esteban Granera, y aunque la defensa del imputado pidió la exclusión de su testimonio, a lo que el acusador no se opuso, la jueza Ampié autorizó la declaración y le dio validez legal.

En el juicio también compareció como testigo de cargo el policía voluntario José Espinoza Mejía, de 69 años, quien dejó en evidencia sus problemas auditivos cada vez que los abogados le hacían las preguntas pertinentes.

El policía de la tercera edad aseguró que la noche del 30 de mayo Arbizú le llegó a pedir comida, y aunque lo tuvo a varios metros de distancia, aseguró haberlo visto sin su arma de reglamento.