Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

Tres ex oficiales, quienes prefrieron omitir sus nombres, que trabajaban en el Distrito Seis de Policía y que fueron dados de baja deshonrosa, denunciaron que la institución policial los juzgó por un delito que no cometieron, tampoco les dio el derecho a defenderse, y señalan al jefe de esta delegación policial, comisionado Pablo Emilio Ávalos, de maltrato laboral y de achacarles injuriosamente el delito de violación.

El 17 de diciembre del año pasado, el inspector general de la Policía, Juan Báez Galeano, en resolución número 164/09 resolvió otorgarle baja deshonrosa de la institución a uno de los tres oficiales “por acciones que afectan su imagen y prestigio, motivada en denuncia interpuesta por (se omite el nombre) por lo que hace al delito de violación”, señala la resolución policial.

El pasado 23 de octubre de 2009, los agentes del orden fueron denunciados por la afectada, quien aseguró que había sido violada por éstos en una celda de esta delegación policial. Según los denunciantes, la mujer fue detenida la noche de ese día debido a que bajo efectos del alcohol y aparentemente drogada, había agredido a su esposo.

El caso pasó a la Dirección de Asuntos Internos (DAI) de la Policía, y el dictamen preeliminar del Instituto de Medicina Legal practicado a la mujer señaló que no había sido violada por los tres oficiales. En ese momento, el comisionado Martín Solórzano, segundo jefe de la Sexta Delegación Policial, afirmó a EL NUEVO DIARIO que “estos resultados establecen que no hubo penetración; te decía ayer (el miércoles) que la señora andaba ebria, y entonces generalmente algunas personas argumentan otras cosas”.

Culpables a la fuerza

Sin embargo, los oficiales fueron expulsados, según ellos, porque el comisionado Ávalos insistió en que ellos eran los culpables por la supuesta violación, y porque la capitana Doris Murillo, investigadora de la DAI en Plaza El Sol, les expresó que en ese caso forzadamente debía haber un culpable. “Incluso ella nos propuso que sólo uno de nosotros se echara la culpa, y así los otros dos quedarían en la Policía, pero ninguno de nosotros aceptamos porque no hemos violado a nadie”, reiteró uno de los ex policías.

Solicitamos información a Relaciones Públicas de la Policía sobre este caso, con el fin de conocer las causas consideradas por esta institución para dar de baja a los ex agentes del orden, pero hasta ayer no obtuvimos respuesta.

Denuncian maltrato del jefe

Una vez más, oficiales del Distrito Seis de Policía, denuncian maltrato laboral por parte del jefe de esa delegación policial, comisionado Ávalos. Los quejosos aseguraron que antes de ser expulsados, éste les hizo la vida imposible en ese lugar, al obligarlos a permanecer trabajando en horarios extraordinarios, recargándolos de expedientes y despojándolos de sus armas de reglamento, aun sabiendo que investigaban casos relevantes en barrios peligrosos de este sector.

“Yo a veces ponía mi moto para ir a ver los casos y hacer algunas diligencias, pero un día que no tenía combustible y no fui a hacer un trabajo, el jefe se enojó y me ofendió, además yo era investigador y tenía que andar en lugares peligrosos, y él me mandaba desarmado por puro gusto, a los oficiales les grita, los ofende y dice que primero me iba yo de la institución antes que a él lo tocaran, porque asegura que tiene apoyo allá arriba en la jefatura”, relató uno de los ex agentes del orden.

Llamamos al celular al comisionado Ávalos para conocer su versión sobre la denuncia, pero sólo dijo que no tenía comentarios al respecto, y que cualquier información podíamos buscarla en la Dirección de Recursos Humanos, la Inspectoría General y la DAI.

Los ex oficiales quieren ser reincorporados en la Policía y que se limpie su nombre para no ser señalados de violadores. Ellos interpusieron un Recurso de Amparo en el Tribunal de Apelaciones de Managua para revocar la sanción, pero esta instancia falló en su contra. Ahora emitieron un Recurso de Apersonamiento en la Corte Suprema de Justicia y están a la espera de la resolución.