•  |
  •  |
  • END

Poca afluencia médica tuvo el primer foro en el que se pretendía debatir el ante proyecto de la Ley de Trasplantes de Órganos y Tejidos, sin embargo, nadie pudo aclarar si se debía a la poca convocatoria o a la ausencia de la misma por parte del Ministerio de Salud, Minsa.

En ocasiones anteriores, las diferentes asociaciones médicas que no comparten la misma ideología con los de la Federación de Trabajadores de la Salud, Fetsalud, habían manifestado que a ellos se les excluía de todas las discusiones vinculadas a los temas de salud de la nación, incluso, aseguraron que este nuevo estatuto se elabora a “puertas cerradas”.

Esta versión la negaron los médicos que trabajan en la misma, asegurando que se ha convocado a los diferentes especialistas, como los de los hospitales “Vélez Paiz” y “La Mascota”.

El secretario general del Minsa, doctor Enrique Beteta, aseguró que la sesión de ayer fue la última, en la que analizaron los últimos detalles del anteproyecto, para luego pasarle dicha propuesta a la titular de Salud, doctora Sonia Castro, quien posteriormente la remitirá al presidente de la República, Daniel Ortega.

“Ésta es la última discusión que tenemos con el gremio médico, luego se la pasamos a la doctora Sonia Castro, Ministra de Salud, después ella la transfiere al comandante Daniel, quien ha estado preocupado por el tema de la salud, luego él la va a referir a la Asamblea Nacional”, indicó Beteta.

Agregó que ésta es una ley que tiene “un alto complemento solidario, humanista, cristiano”, porque beneficiará sobre todo a la gente en desventaja social, ya que sólo una cirugía de trasplante renal cuesta 22 mil dólares.

“Lo importante acá es que los profesionales que han estado al frente de esta ley, han puesto los tratados suficientes para evitar el comercio y la venta de órganos. Eso es un candado que está ahí. Nosotros tenemos arriba de 300 casos por insuficiencia renal crónica, y éstos pueden llegar a aumentarse, una buena parte de ellos están en diálisis y hemodiálisis”, señaló.

Asimismo, aclaró que cuando la ley sea aprobada, no se van a dejar de hacer las diálisis y las hemodiálisis. “Nosotros tenemos que fortalecer nuestras condiciones, primero, porque (los trasplantes) son más esporádicos. Éste es un proceso lento, que mediante nosotros vayamos creando las condiciones y técnicas esto va a ir mejorando”, aseguró.

Actualmente, sólo el Hospital “Lenín Fonseca” atiende mensualmente alrededor de 100 pacientes con insuficiencia renal crónica, y la mortalidad a causa de este padecimiento es elevada en todas partes, específicamente en dicho centro representa la tercera causa de muerte, y sólo la superan en primer lugar los accidentes, y en segundo, la diabetes.

El Hospital “La Mascota” realiza al año cinco o seis trasplantes, porque una vez que se hace la cirugía hay que darle seguimiento al paciente. Y por el momento registran 95 niños con insuficiencia renal crónica y que pertenecen a una etapa conservadora, es decir, que todavía no ameritan la diálisis.