•  |
  •  |
  • END

Managua, 6 de junio de 2010.


Hace un año rindió su Rey al Señor el doctor Moisés García Argüello. Una dolorosa partida para sus seres más queridos: su esposa Sandra, sus hijos Moisés, Verónica y Sandra Xiomara, sus nietos, resto de familia y sus amistades, que lo conocieron y lo trataron como a un hermano.

Sus restos tienen un año de reposar en la eternidad, donde algún día de seguro nos encontraremos y nos abrazaremos con el mismo afecto de siempre.

Moisés lleva el nombre de ese Gran Libertador del pueblo de Israel, y él de alguna manera hizo nacer tantas esperanzas, al presenciar con frecuencia en su profesión de médico obstetra, a tantos niños que trajo a este mundo con sus maravillosas manos.

Nació en el barrio del Cine América un 13 de noviembre de 1941, allá cerca del Calzado Granados, y anduvo en su vida de joven estudiante, por el barrio querido de San Sebastián, cerca de los billares de Arturo Bone. Fue alumno fundador del Colegio Calasanz de Managua, donde se bachilleró en 1959. Y fue uno de los mejores alumnos de ese centro de estudios.

Son imperecederos mis recuerdos de Moisés en el Calasanz (Escuelas Pías de San José de Calasanz), en la época cuando fue rector el padre Bruno Martínez, a quien hoy El Vaticano quiere elevar a Santo, y es que realmente fue un Santo en vida.

Moisés en el Centro Cultural Juvenil del Calasanz, Primer Premio del concurso de Biología, gran beisbolista, como segunda base estrella de los equipos infantil, juvenil y mayor del Calasanz, Campeón nacional de ligas intercolegiales en el período de 1955-1960, bueno al bate, empujando carreras, ahí están las fotos en las Memorias del colegio.

Se fue a estudiar medicina a la Universidad Nacional Autónoma de México, DF, donde con excelentes notas se graduó en 1967 como médico cirujano, y luego hizo una especialidad en Ginecología, Obstetricia y Parto. Fue médico residente en el Hospital General de Managua en 1971, y trabajó en el Hospital Vélez Paiz en la década de los 80, destacándose como uno de los mejores cirujanos y en Ginecología y Partos.

Moisés fue un gran hijo, un excelente hermano, se casó con Sandra, a quien entregó su amor en cuerpo y alma, y procreó con ella a Moisés, a Verónica y a Sandra Xiomara, para quienes fue un padre muy cariñoso y responsable. En sus ratos de ocio fue también bohemio, cantaba con muy buena voz, era chilero y jocoso en las reuniones, y perdido coleccionador de exquisita música, que hoy guarda con cariño su familia; fue sobre todo un entrañable amigo, incondicional, ¡un hermano!
El gremio médico de seguro debe estar muy orgulloso de haber tenido entre ellos un médico de extraordinarios conocimientos y humanista como era el doctor Moisés García
Argüello. En paz descanse para siempre, en el recuerdo de los que tanto lo quisimos y apreciamos en vida, sobre todo a su familia, a quien tanta falta hace.