•  |
  •  |
  • END

Honduras no puede alegar “interés presente, directo y concreto” ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, para solicitar intervenir en la disputa que Nicaragua y Colombia mantiene en esa instancia por sus límites fronterizos en el Caribe, según explicó el experto en Derecho Internacional, Mauricio Herdocia.

En la solicitud presentada el pasado 10 de junio, Honduras se amparó en el Tratado Ramírez-López --del 2 de agosto de 1986-- para afirmar que los reclamos de Nicaragua podrían afectar eventualmente sus derechos en el Mar Caribe. En 2001, Nicaragua planteó un diferendo territorial y marítimo contra Colombia, señalando que el meridiano 82 no es frontera.

Herdocia explicó que el tratado al que alude el vecino país reconocía al paralelo 15 como frontera entre Honduras y Nicaragua, y al meridiano 82 como frontera entre Colombia y Nicaragua, pero que éste quedó “demolido” con el fallo de la CIJ del 8 de octubre de 2007, en el que estableció la delimitación entre Honduras y Nicaragua.

“La Corte estimó que el Tratado Ramírez-López de 1986 no tenía ningún fundamento, y estableció una frontera consistente en una bisectriz que resulta de la dirección general de las costas de Honduras y de Nicaragua, que tiene un acimut definido, y que se proyecta más allá del meridiano 82”, expresó el experto.

Además, indicó que el 13 de diciembre de 2007, la CIJ desconoció al meridiano 82 como frontera, y agregó que “se están resucitando tratados que en su momento formaron parte de la estrategia de Colombia para encerrar a Nicaragua en el meridiano 82, hoy destruido por los fallos de la CIJ del 13 de diciembre de 2007 y de octubre de 2007”.

No obstante, el canciller hondureño, Mario Canahuati, aseguró que su país ya está participando en el juicio entre Nicaragua y Colombia, pues aseguró que Honduras ya nombró a un equipo de asesores y que la CIJ les permitirá a éstos intervenir en el momento necesario.

“La idea (de la petición a la Corte) es que nosotros estemos al tanto de qué es lo que está pasando en ese juicio que para nosotros tiene una importancia bastante significativa”, subrayó el canciller.

Según la información que hace referencia a las declaraciones de Canahuati, Honduras cree que todavía falta por definir su frontera con Nicaragua del meridiano 82 en adelante, pues la CIJ, con su fallo de 2007, no especificó el punto donde termina el límite marítimo. Sin embargo, en su momento se aclaró que fue para evitar implicar a terceros países.

De todos modos, la CIJ ya fijó para el 2 de septiembre próximo la fecha límite para que Nicaragua y Colombia presenten sus observaciones respecto a la petición de Honduras.

También Costa Rica

En febrero de este año, Costa Rica también le solicitó a la CIJ, en La Haya, intervenir en calidad de “no parte” en el litigio entre Nicaragua y Colombia, argumentando que “tanto Nicaragua como Colombia, en mayor y menor medida, respectivamente, habían hecho planteamientos a la Corte que afectarían derechos e intereses costarricenses en el Mar Caribe”.

Al respecto, Herdocia recordó que en 1977, Costa Rica firmó con Colombia el Tratado Fernández-Facio, con el que Costa Rica respaldó que el meridiano 82 era frontera entre Colombia y Nicaragua.

Manifestó que en ese caso, Nicaragua presentó el pasado 26 de mayo las observaciones escritas a la solicitud costarricense, por lo que “corresponderá que la Corte mande a escuchar a las partes y a Costa Rica, y emita su decisión en las próximas semanas en relación a si acepta o no la solicitud de intervención de Costa Rica”.

A juicio de este experto en Derecho Internacional, Nicaragua debe señalar en sus alegatos que ya existe una frontera delimitada con Honduras, y que el Tratado Ramírez-López no tiene ninguna validez.

Para que reconozca a Lobo

Mientras, el presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, señaló que la solicitud de Honduras no es más que una presión política del gobierno hondureño sobre el presidente Daniel Ortega para que reconozca a su homólogo Porfirio Lobo.

Para Aguirre Sacasa, la petición hondureña al máximo tribunal internacional “es sólo la primera medida de presión sobre Nicaragua”, y auguró otras adicionales.

“Yo no conozco el planteamiento jurídico de Honduras para pedir la tercería en el caso; sé que tiene algunos convenios limítrofes con Colombia en el Océano Atlántico, pero algo me dice a mí que Honduras está dando un contragolpe a Nicaragua, por el hecho de que el gobierno del presidente Daniel Ortega no ha reconocido todavía al gobierno de Porfirio Lobo, y más bien se ha estado oponiendo a la reintegración de Honduras al Sistema de Integración Centroamericano, SICA, y a la Organización de Estados Americanos, OEA”, aseguró Aguirre Sacasa.

Aguirre recordó que durante el gobierno del ex presidente Arnoldo Alemán, Nicaragua asignó un “impuesto patriótico” a los productores hondureños como una medida de presión, cuando Honduras “se coludió” con Colombia firmando varios convenios limítrofes marítimos “que cercenaban” aguas territoriales a Nicaragua, por lo que no descartó que ahora el gobierno de Honduras haga algo similar contra nuestro país.

En tanto, el diputado por el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y ex vicecanciller de Nicaragua en los años 80, Víctor Hugo Tinoco, señaló que será la CIJ la que decidirá si hay asidero legal o no en la petición de Honduras para ser tenido como parte en el juicio entre Nicaragua y Colombia.

“A mí lo que me preocupa es la tercería en sí misma, porque, más que Costa Rica, podríamos esperar de Honduras alguna labor de una tercería en la que ellos estén buscando no cómo defender los intereses de Honduras, sino más bien ‘hacerle el volado’ a Colombia para afectar a Nicaragua”, señaló.

Tinoco insistió en que la posición de Honduras es una especie de “trueque”, es decir, “ayudarle a Colombia, a cambio de algunos espacios marítimos que Colombia la ceda a Honduras”.

Mauricio Herdocia explicó que el caso entre Nicaragua y Colombia se encuentra en la “fase de fondo”, donde la CIJ tiene que analizar los alegatos de las partes para decidir la línea limítrofe entre ambas naciones, a qué país le pertenecen los cayos Roncador, Serrana y Quita Sueño, y qué otros accidentes --además de las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina-- pertenecen al archipiélago de San Andrés.

Todo ello deberá definirlo la CIJ en 2011, según dijo el experto, quien informó que precisamente hoy se cierra la etapa de alegatos escritos de parte de Colombia, los cuales son conocidos como Dúplica.

Y es que en 2003, Nicaragua presentó una memoria con su demanda, por lo que en 2008 Colombia contestó con una Contramemoria. Luego, el 18 de septiembre de 2009 Nicaragua presentó su Réplica a la Contramemoria de Colombia, por lo que hoy le toca a ese país presentar su Dúplica. “Después vienen los alegatos orales y luego el fallo”, indicó Herdocia.