•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional anualmente registra un promedio de 80 casos en los que viajeros nacionales e internacionales infringen la ley al portar documentos falsos en los aeropuertos del país, sin embargo en lo que va de este año, sólo se han registrado tres, aseguró el comisionado mayor Denis Pérez, jefe de la Dirección de Seguridad Aeroportuaria.

Las declaraciones Pérez las dio luego que ayer clausurara el Curso de Seguridad Aeroportuaria y Documentos Falsos donde participaron miembros del Ejército, Dirección General de Migración y Extranjería y oficiales de Centroamérica y Panamá.

“Esto ocurre en salidas y entradas (al país) porque generalmente son personas que van viajando hacia el norte de los Estados Unidos, nacionales que van hacia allí se han detectado, hay personas que se han dedicado a falsificarles los documentos y cobran 5 mil dólares por entregarle un pasaporte, porque generalmente ya va con la visa norteamericana y ese es el anzuelo que pone el falsificador”, recordó Pérez.

Aeropuertos seguros

“Nuestro aeropuerto está certificado como el segundo o tercer aeropuerto más seguro de América Latina, y eso para nosotros y el país es sumamente importante, porque significa que tenemos mayor capacidad, que estamos bien preparados, que nuestra fuerza está totalmente capacitada para proteger una infraestructura como los son nuestros aeropuertos”, aseguró el comisionado general Carlos Palacios, Subdirector de la Policía Nacional.

Jean Claude Tasca, experto de origen francés sobre Fraude Documental y Seguridad Aeroportuaria, quien impartió el curso, dijo que los terroristas, traficantes de personas y los miembros del crimen organizado hacen uso de documentos falsos. “Claro que Francia tiene que ver con el desarrollo de falsos documentos, pero hay que saber que no sólo un país está involucrado sino toda la comunidad internacional, con el desarrollo de las compañías de aerolíneas del transporte mundial se facilita todo este tipo de cosas”, señaló.

El jefe de Seguridad Aeroportuaria dijo que quienes cometen estos delitos son miembros de bandas de falsificadores y no necesariamente integrantes del crimen organizado, debido a que su principal interés es monetario.