•  |
  •  |
  • END

El experto en macroeconomía, Néstor Avendaño, advirtió ayer a EL NUEVO DIARIO que la actual disminución que muestra el Banco del Éxito, Banex, en sus depósitos sí pone en riesgo su liquidez, en otras palabras, su existencia.

“No debemos olvidar que entre 2000 y 2001 varios bancos quebraron por iliquidez, incluso dirigida a veces desde altos cargos públicos, aunque en el caso del Banex la iliquidez sería promovida por el silencio que ha habido sobre la situación del Banco, lo que genera mayor incertidumbre en los depositantes”, expuso.

Además, señaló que a como está el Banco no puede enfrentar toda la demanda del retiro de los ahorristas. “Y no conozco que el Banco Central haya abierto una línea de crédito especial para esto”, subrayó.

Aunque el Superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, apuntó recientemente que el Banex sí tiene recursos para responder a todos sus depositantes, e incluso ha dicho que “cualquiera que quiera retirar su dinero puede hacerlo, no hay problema en eso”.

Preocupa silencio de Banex y de acreedores

Avendaño enfatizó, sin embargo, en que al banco urge capitalizarlo con los 34 millones de dólares, que es el monto que ha establecido el Superintendente de Bancos en el caso Banex.

“Y preocupa esto porque los acreedores del Banex no se han pronunciado al respecto. (Por otro lado) los representantes de Banex guardan silencio y el Superintendente de Bancos (Víctor Urcuyo) salió muy tarde a hablar del tema y eso ha generado más incertidumbre”, reiteró.

Sin embargo, el vicepresidente de la República, Jaime Morales Carazo, señaló que el presidente de la junta directiva de Banex, Benjamín Vides, le ha asegurado que el Banco tiene liquidez.

De acuerdo con datos oficiales, en los últimos tres meses los depósitos de Banex han pasado de 37.5 millones de dólares a 11 millones de dólares. Es decir que la caída ha sido de 26.5 millones de dólares. “Es una caída drástica”, destacó Avendaño.

A eso se agrega el hecho, de acuerdo con el experto en macroeconomía, de que el 57 por ciento de la cartera de préstamos de Banex está vencida, prorrogada, reestructurada y en cobro judicial. “Y a eso le añadimos los activos improductivos que tiene, es decir las garantías bancarias que han obtenido por la irrecuperabilidad del crédito”, explicó.

Lo anterior, de acuerdo con Avendaño, se ha traducido en una reducción en términos de adecuación de capital del Banco, que ahora es del 10.5 por ciento. En otras palabras, está en el límite de la norma prudencial bancaria que es del 10 por ciento, recordó el economista.

“Eso refleja una grave desaceleración ya que a diciembre del 2008 la adecuación de capital del Banex era de 14.7 por ciento y a diciembre del 2009 era del 11.6 por ciento. El Banco actualmente sólo está medio punto arriba de la norma prudencial y se acerca peligrosamente a lo que diría yo, una falta de solidez, si no se capitaliza”, afirmó.

El economista Adolfo Acevedo coincidió con Avendaño al indicar que los representantes de Banex deberían abordar claramente la situación financiera de la entidad, y los escenarios que eso implica.

No obstante, Acevedo refirió que el problema de Banex “no parece ser cómo proteger a los depositantes. Sino las pérdidas en que podrían incurrir los acreedores del Banco. Pero como tantas veces se ha insistido, no es responsabilidad del Estado proteger con recursos de los contribuyentes a los que otorgan crédito a los bancos, como no es su responsabilidad proteger a  quienes otorgan crédito a cualquier empresa”, refirió.

“Sería incorrecto (hacerlo)--agregó-- y no está establecido en Ley alguna, que el Estado llegase a hacerse cargo de las deudas de los bancos privados declarados insolventes”.

Vicepresidente “tranquilo” con Banex

Entre tanto, el vicepresidente de la República manifestó que Vides, Presidente de la Junta Directiva de Banex, le confirmó que la institución estaba en proceso de un nuevo incremento de capital de alrededor de 34 millones de dólares y que esa era una condición que le había impuesto la Superintendencia de Bancos para que pudiera continuar funcionando.

Sin embargo, “garantizaban, y lo ha confirmado el Banco Central de Nicaragua, de que tienen suficientes recursos líquidos para cubrir a todos los ahorrantes, lo cual es una gran tranquilidad”, destacó el funcionario.

Morales Carazo reiteró que si se da el proceso de recapitalización (del Banex), el banco podría salir adelante “y espero que así suceda”, añadió tras insistir que esa institución no pone en peligro la estabilidad del Sistema Financiero Nacional tal como lo reiteró en días recientes el Superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo.

Destacó que durante la plática con Vides, éste hizo referencia a que la institución tuvo una mala cartera y quizás “algunas malas asignaciones de créditos” y esas son situaciones que “llevan a un banco a una situación peligrosa”.

Banco con créditos malos

En enero pasado al Banex le habían inyectado unos 16 millones de dólares, pero estaban pendientes otros 34 millones, porque los créditos que habían dado eran catalogados como “muy malos, tenían que tirarlos a cartera castigada”, recordó Morales Carazo.

“Cuando quiebra un banco siempre los responsables son los administradores y no van a ser los accionistas que no participan en la administración, ni mucho menos los clientes y depositantes sobre quien otorgó los créditos, qué garantías pidieron, qué capacidad de pagos tenían, etc. pero lo que aquí están viendo es cubrir las pérdidas para que el Banco se coloque en una posición solvente y pueda continuar funcionando”, puntualizó el vicepresidente de la República, quien también tiene experiencia en la banca.