•  |
  •  |
  • END

Las dos regiones del Caribe de Nicaragua representan uno de los grandes tesoros que tiene nuestro país, por su impresionante biodiversidad natural, así como también por la variedad de ritmos sensuales que resaltan sus nativos ante cualquier festividad. Paradójicamente, durante muchos años, la población costeña ha estado en el olvido de los gobernantes, y ha atravesado un sinnúmero de necesidades.

Son incontables los servicios básicos de los que carece el pueblo caribeño, desde el difícil acceso a un agua potable, hasta el recibir una “atención humanizada” en salud, de la cual, según los actuales funcionarios del Ministerio de Salud, Minsa, todos los nicaragüenses gozan.

Como una forma de paliar las demandas de los habitantes de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, y de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, desde hace algunos años, la Agencia de Cooperación Española ha incluido como una de sus prioridades de inversión a algunos municipios de estas localidades.

Actualmente hay 36 proyectos en ejecución en toda la Costa, por 30 millones de dólares. Sólo en Bluefields se inauguró hace pocos días un Juzgado de Distrito de Familia, una Sala de Salud Sexual y Reproductiva, en el Hospital Regional, y dos pozos de almacenamiento de agua de lluvia.

También están trabajando en el fortalecimiento e integridad de las comunidades indígenas y afrodescendientes, y, muy pronto, se construirá un sistema penitenciario juvenil.

Nuevos juzgados de familia
Particularmente, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, y la Corte Suprema de Justicia, CSJ, construyeron dentro del Complejo Judicial de la Región Autónoma del Atlántico Sur, las instalaciones del Juzgado de Familia, que regirá a toda la región.

Nicaragua, hasta hace unos días, sólo contaba con cuatro tribunales dirigidos exclusivamente a la atención de los conflictos familiares: dos en Managua, uno en Chinandega y otro en Matagalpa, pero ahora cuenta con uno nuevo en Bluefields.

Para el embajador de España, Antonio Pérez Hernández y Torra, uno de los objetivos de este programa es la igualdad de género, por lo que se ha hecho en el marco de mejora del acceso de la mujer a la justicia, en temas de familia, donde tradicionalmente ha estado discriminada. “Éste ha sido un proyecto ambicioso por parte de la Cooperación Española, en conjunto con la Policía, Secretaría de la Mujer y los Juzgados de Familia”, dijo.

Dentro de las demandas en materia de familia, se encuentran el divorcio, alimentos, guarda o tutela de hijos, hijas, niños con capacidades diferentes, relación de madre o padre a hijos, distribución de los bienes en el matrimonio, uso y habitación de inmueble, y reconocimiento de unión de hecho estable, entre otras.

Los jueces que estarán a la vanguardia del nuevo Juzgado de Familia de Bluefields, así como el equipo multidisciplinario, pasaron por un proceso de selección, capacitación y entrenamiento. En el caso de los aspirantes a jueces, primero se hizo una convocatoria nacional, luego se eligieron a 12, de los que sólo quedaron cuatro, quienes fueron clasificados en un concurso de méritos y oposición.

Antes, las causas de familia en Bluefields eran recibidas en los juzgados civiles, lo que impedía la resolución inmediata de las mismas por la saturación de material judicial.

Justicia juvenil restaurativa
“Tenemos 424 causas a las no se les ha dado trámite porque las partes las han olvidado. Pero en total tenemos más de mil causas en materia civil de familia. Con la nueva instauración las vamos a trasladar a la instancia competente. Sólo en este año tenemos 19 demandas de tipo familiar. Así que se nos va a quitar un 30 por ciento de carga”, afirmó Alexis Cano, juez suplente del Juzgado Distrito Civil de Bluefields.

Por otro lado, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aacid, financiará la construcción de un sistema penitenciario juvenil, el que será un proyecto piloto en esta materia y servirá de guía a las autoridades nacionales para la fabricación de otro similar.

Para el representante de Aacid, Raúl Muñoz, éste es un proyecto de justicia juvenil restaurativa para los jóvenes de la RAAS, y cuenta con una inversión de un millón 400 mil euros, equivalentes a un millón 800 mil dólares.

Se compone de dos partes, la primera es la construcción de una infraestructura adecuada para los jóvenes privados de libertad y en conflicto con la ley; la otra es de trabajo con funcionarios del Ministerio de Gobernación, Mingob, con juzgados de jóvenes en el tema de un tratamiento adecuado de los jóvenes en conflicto, sobre todo, enfocado en el tópico de la justicia juvenil restaurativa, en el que no sólo contempla penas preventivas de libertad, sino, sustitutivas o de trabajo social y de reinserción social.

Pensando en salud
La zona boscosa y los caudalosos ríos que rodean el Atlántico hacen que sus habitantes vivan en zonas alejadas a la urbanización, por ende, tienen poco acceso a los servicios sanitarios. Según la responsable de proyectos de la alcaldía de Laguna de Perlas, Ramona Molina, de siete comunidades, sólo dos cuentan con un centro de salud, que atienden esporádicamente.

Además, las vías de comunicación en la temporada de invierno son intransitables, por lo que raras veces son atendidos por un médico especializado. Aunque las autoridades locales de salud no especificaron cifras, aseguran que la mortalidad por diferentes padecimientos ha disminuido en la RAAS.

En esta área, la Aacid, también está orientando sus esfuerzos al construir una Sala de Salud Sexual y Reproductiva en el Hospital Regional “Ernesto Sequeira”, que beneficiará a unas 35 mil mujeres desde los 15 a los 45 años, que presentan distintas complicaciones obstétricas, así como también a unos 14 mil 800 hombres con enfermedades de la próstata.

Suleyka Sampson, de 16 años y con un embarazo de cinco meses, es una de las favorecidas con el programa, y dijo estar muy satisfecha con el apoyo de la agencia andaluza, ya que de ahora en adelante por primera vez en su vida podrá recibir una atención especializada.

Según los cooperantes, la receptividad ha sido muy buena por parte de las autoridades y de los beneficiarios, puesto que valoran positivamente lo que se está haciendo y eso los llena de satisfacción.