•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Aparte de cerrar la vía terrestre y dejar aislados cinco municipios del Caribe Norte, unos 500 campesinos que demandan un proceso de titulación de la propiedad rural también amenazan con otras acciones, como una manera de presión al gobierno para que les escuche y les atienda.

Los campesinos, en su mayoría llegados de la zona norte del país, que ocupan vastas extensiones de tierras en esa región autónoma, desde el viernes pasado tienen un tranque en Susún.

Cinco días después instalaron otro en El Empalme, jurisdicción de Rosita, donde impiden la circulación vehicular, razón por la que el transporte de carga y de pasajeros no puede llegar a Rosita, Alamikamba, Bonanza, Bilwi y Waspam.

En el primer sitio del tranque se encuentran unos 300 hombres y en el otro se hallan 200 personas, aproximadamente, todas con machetes y garrotes.

A los conductores de los automotores y pasajeros del transporte colectivo les dicen que no hay pasada, hasta que el gobierno los escuche y responda a sus demandas.

Peligro con armas
La Policía fue informada ayer del supuesto traslado de 18 escopetas y 15 fusiles AK del municipio de Siuna para los campesinos que se encuentran en el tranque de Susún, en Rosita.

Asimismo, la institución policial está enterada de que en los dos tranques algunos hombres se hallan armados con escopetas y revólveres.

El jueves un grupo de enardecidos demandantes le partieron las cuatro llantas a una camioneta blanca, placa M104-478, propiedad del ejército, en la cual se movilizaban efectivos armados de la institución.

Los militares que viajaban en la tina de la camioneta sólo se limitaron a observar los machetazos que pegaban en las llantas.

En el mismo lugar, durante unas ocho horas, secuestraron dos camionetas cerradas de la universidad Uraccan, que fueron devueltas a petición de los jefes policiales.

Más tarde obligaron al conductor de una rastra a que la atravesara en la vía, para impedir el tránsito entre Rosita y Bilwi.

“No se pasa y punto”
Cuando los campesinos dicen que ningún automotor debe pasar en Susún y en El Empalme, pues hasta ahí se llega. Suerte si la policía logra que los demandantes flexibilicen su posición y que permitan pasar a los vehículos retenidos.

Orlando Centeno Hernández, líder de los campesinos en los tranques, confió que han decidido manifestarse porque aparte de demandar la titulación de tierras como un derecho, también se han enterado de que serían desalojados por la fuerza pública ahora que el Estado les reconoció el derecho del dominio y posesión de una vasta extensión de casi 9 mil kilómetros cuadrados a los territorios indígenas Tuahka y Matungback, pertenecientes a Rosita y Bonanza, respectivamente.

Sin embargo, de acuerdo con los alcaldes de esos dos municipios, Alexander Alvarado y Arturo Ibarra, ninguna familia mestiza será desalojada de ningún territorio, pues para eso existen los mecanismos de solución como la etapa de saneamiento, establecida en la Ley 445, para resolver la tenencia de la tierra entre las comunidades indígenas y mestizas.

Entrada la tarde de ayer viernes se conoció a través del alcalde de Rosita, Arturo Ibarra, que una comisión de la intendencia de la propiedad y la comisión nacional de demarcación y titulación, Conadeti, llegaría a Rosita, para dialogar con los demandantes y buscar una solución al problema.