•  |
  •  |
  • END

Los teléfonos celulares de la marca Movistar dejaron de funcionar antes de la medianoche del jueves debido a los estragos causados por la tormenta “Alex”, en México, donde el Grupo Telefónica interconecta su red para brindar servicios en Nicaragua. La incidencia fue paliada ayer por la tarde cuando los aparatos empezaron a recibir llamadas, pero prometen que será hasta hoy cuando buscarán una solución definitiva.

Una avalancha de quejas se recibió vía correo electrónico en las oficinas de EL NUEVO DIARIO de parte de clientes que utilizan la marca Movistar. “No hay teléfono, no hay red, el celular no sirve”, denunciaban desde las siete de la mañana, cuando muchos empezaban su jornada del día intentando comunicarse.

Delia Hernández trabaja para una Zona Franca en el Parque Industrial Las Mercedes, y debe marcar su entrada a las seis de la mañana. Una hora antes, siempre llama al conductor de su taxi para confirmar o descartar su transporte, pero ayer no lo pudo hacer después de varios intentos y llegó media hora después. No pudo comunicarse.

Exigir calidad a empresas

“Es una barbaridad estar sin teléfono. Hasta que pasás un día sin celular te das cuenta de lo importante que es el servicio, y por eso debemos exigirle calidad a las empresas”, indicó la señora, a eso de las tres de la tarde, cuando empezó a recibir llamadas.

Una situación similar vivieron miles de usuarios de este servicio y de otros, que presta Movistar en nuestro país, bajo la licencia de Telefonía Celular de Nicaragua, S.A. (TCN), la que está registrada a nombre de Hjalmar Ayestas Toruño.

Afectaciones por todos lados

En la sede central de esta compañía, varios técnicos de otras empresas usuarias de la red Movistar buscaban respuestas no sólo a los problemas con el celular, sino a las incidencias en otros servicios que presta el Grupo Telefónica en nuestro país, entre ellos: acceso a Internet, consulta remota a bases de datos, enlaces de microondas, mensajes de voz, servicio de interés particular, servicio de mensajes cortos, servicio portador, servicios de información y transmisión de datos.

En privado, los técnicos de estas empresas recibían respuestas detalladas de sus homólogos de Movistar, pero a los clientes desde el mostrador se les informaba otra cosa: “Estamos en labores de mantenimiento. Espere un momento. Tenga paciencia. Agradecemos su comprensión”.

A eso de las nueve de la mañana y mediante una red social en Internet (Twitter), los directivos de Movistar empezaron informar a sus usuarios: “Estamos trabajando para restablecer en breve ciertos inconvenientes provocados en nuestros servicios a causa de afectaciones climáticas”.

Por la tarde, cuando rehabilitaron la interconexión para que los teléfonos al menos lograran recibir llamadas, Movistar emitió un comunicado vía correo electrónico para los periodistas, que desde primera hora buscaban información en sus oficinas sin éxito alguno.

El comunicado

Los directivos explican que el problema “se debe a una incidencia regional que se encuentra afectando la comunicación y datos de la compañía desde México y todo el istmo centroamericano, afectando de esta manera a los usuarios”. Se trata de un corte en la fibra óptica regional por causa de la tormenta.

Matías G. Señorán, Gerente de Comunicación y Relaciones Institucionales de Movistar, consideró superada toda la incidencia en el servicio de telefonía celular ayer a las diez de la noche. No obstante, reconoció que otros servicios como acceso a internet, consulta remota a bases de datos y transmisión de los mismos, seguían en igual condición.

Señorán invitó a que sean apagados y encendidos los aparatos para que logren la señal adecuada, y garantizó que habrá un plan de compensación a favor del cliente pero evitó referirse al mismo por el momento. Se conoció que la compañía anoche estaba contabilizando el nivel de pérdidas que le generó esta incidencia.