•  |
  •  |
  • END

La mejor forma de enfrentar la vulnerabilidad de Managua es abandonarla y no seguir haciendo construcciones, aseguró el ex alcalde de la capital, Dionisio Marenco, quien reiteró que la ciudad debe más bien extenderse hacia Masaya y Granada y no hacia las zonas altas que, es donde se están desarrollando gran parte de los proyectos habitacionales.

Marenco añadió que por sus propias características, la capital está expuesta a aluviones y terremotos, y que el principal problema de la ciudad es la inestabilidad de la tierra.

“Su principal vulnerabilidad es geológica, y esa cosa no tiene remedio. La situación puede llegar a ser insostenible para la capital, de continuar la tendencia urbanística que la tiene actualmente, crucificada por urbanizaciones y asentamientos humanos”, explicó.

Dijo que si sigue construyendo en la parte de arriba de la ciudad, lo que se prevé es un desastre inminente.

Buscar otros horizontes

“Honradamente te digo: lo que habría que hacer es salir de Managua, no construir aquí más. Nada que no sea mantener lo que ya existe, y, en mi teoría, hay que irse buscando el lado de Granada, la laguna de Apoyo, Sabana Grande y Tipitapa, o un poquito más hacia el Este, ir poblando poco a poco esa vía, dejando descansar a la capital”, sostuvo Marenco.

Dijo que la razón de la enorme vulnerabilidad es la que ya se ha señalado en reiteradas ocasiones, más inundaciones en la parte baja porque las zonas altas eran bosques, potreros o arbustos. Ahora el agua cae sobre tierra, sobre el pavimento o sobre un tejado. Entonces, la cantidad de agua que se infiltraba allí, ahora corre libre sobre la superficie y no hay estructura para evitarlo.

Ante este panorama, el ex edil destacó que incluso no cree que el puente El Dorado vaya a resistir un embate de la naturaleza.

“Ese cauce (de El Dorado) yo calculo que en octubre se lo lleva el agua. Eso no va a aguantar”, subrayó.

Alcaldía propone presas

Ante esta amenaza, la alcaldía está proponiendo la construcción de presas de contención para evitar que las aguas caigan libremente hacia la ciudad, según explicó Fidel Moreno, Secretario General de la comuna, durante el Foro sobre la vulnerabilidad de Managua realizado hace dos semanas.

“Frente a este tema nos hemos estado planteando construir anillos de protección ambiental sobre la ciudad de Managua”, aseguró el funcionario, y explicó que se trata de que grupos de anillos protejan a la ciudad de la escorrentía, de la erosión de la Cuenca Sur.

Un primer anillo, explicó Moreno, permitiría que se puedan construir las urbanizaciones con algún nivel de densidad. Posteriormente se establecería un segundo anillo por encima de los 300 metros, donde no se permitiría ningún tipo de construcción, “y que sirvan como cerco ambiental que detenga la escorrentía”.

Pero esto tiene que ser parte de un marco legal y regulatorio, y es de gran importancia, ya que la Cuenca Sur de Managua no corresponde sólo al municipio capitalino, sino que es parte de otros municipios como Nindirí, La Concha, Ticuantepe, entre otros, señaló Moreno.

Esto es una iniciativa que se ha planteado desde la administración edilicia de Dionisio Marenco, y que se está retomando ahora.

“La solución es detenerlas con las micropresas, sembrar árboles como locos nada más o un campo de fútbol, que es mejor que el bosque, porque ese zacate tiene muchos metros de raíces, chupa el agua y retiene las corrientes. Es fantástico”, agregó el ex alcalde.