•  |
  •  |
  • END

En todo el país existen decenas de Empresas Médicas Previsionales, EMP, y la gran mayoría no cuenta con la infraestructura adecuada, ni con equipos y personal médico suficiente como para abastecer a los 531 mil asegurados. Estas deficiencias representan un grave peligro para sus usuarios, por las consecuencias fatales que pueden provocar.

Sin embargo, cada una de ellas está debidamente acreditada por el Ministerio de Salud, Minsa, y certificada por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

Según expertos en certificación y habilitación de unidades prestadoras de servicios de salud consultados por EL NUEVO DIARIO, en la capital se concentran las EMP con mayor capacidad resolutiva, las que a pesar de no tener el equipamiento completo, están mucho mejor que las departamentales y las del propio Minsa.

“Las EMP de Managua tienen deficiencias, pero las departamentales presentan carencias en hasta un 50 por ciento o más, ya que tienen quirófanos pequeños, no tienen ruta adecuada para el manejo de los deshechos contaminantes, no tienen Unidad de Cuidados Intensivos, UCI, entre muchos otros elementos más”, señaló un especialista, quien optó por omitir sus datos.

Agregó que en la capital se han cerrado varias empresas pequeñas y que de éstas, sólo han quedado Sumédico y Médicos Unidos, las cuales tienen serias debilidades en las áreas más delicadas, como en sus quirófanos, UCI y las salas de parto, que no tienen condiciones de privacidad para las pacientes.

Las del interior
No obstante, las carencias de estas dos EMP capitalinas se minimizan al conocer las condiciones de la Clínica Previsional del Minsa en Jinotega, cuyo departamento, con más de 10 mil kilómetros cuadrados, sólo cuenta con un centro para atender a más de siete mil asegurados, sin incluir a las personas que se atienden bajo el “modelo solidario y gratuito”, que comparte espacios con el hospital departamental.

Así lo confirmó el director de dicho centro hospitalario, el doctor Luis Alberto Baltodano, al afirmar que esa empresa no cuenta con un edificio propio y los pacientes que necesitan cirugías mayores y menores, son atendidos en el Hospital “Victoria Mota”.

También comparten el área de consulta externa, con el objetivo de descongestionar el antiguo servicio de esa dependencia, que funciona en otro local rentado por la previsional.

De acuerdo con el galeno, existe una gran demanda en medicina general, y los consultorios de la clínica eran insuficientes para abastecerla, por eso se trasladó este tipo de atención al hospital.

Actualmente, la previsional de Jinotega ofrece las especialidades de ginecología, medicina interna, otorrinolaringología, cirugía pediátrica, ortopedia, entre otras. Sin embargo, una de las especialidades con mayor demanda, como es la de urología, sólo cuenta con un especialista debido a que la empresa no tiene los recursos como para contratar a otra persona.

Para solucionar este problema, el doctor Baltodano dijo que “se está madurando la idea de resolver a través de brigadas médicas provenientes de Managua o Estelí”.

Chinandega
En Chinandega existen cuatro instituciones prestadoras de servicios, entre ellas están La Consulta, Flor de Sacuanjoche, la Asistencia Médica de Occidente, Amocsa, y la del Minsa, San Vicente de Paúl.

EL NUEVO DIARIO constató que en Occidente solamente Amocsa cuenta con UCI, quirófanos y suficiente personal para atender la demanda de sus clientes. Además, es la única que atiende riesgos laborales y tiene sala de partos, el resto de las clínicas no brindan estos servicios, por lo que hay quejas de muchos beneficiados.

Un médico que trabaja para La Consulta, quien solicitó el anonimato, aseguró que en esa institución atienden a seis mil asegurados y no cuentan con camas para observación y hospitalización en casos leves, por lo que compran servicios especializados a Amocsa.

En el caso de la Flor de Sacuanjoche, ésta tiene un quirófano, y también compra servicios a Amocsa, que se ha convertido en la única clínica aparentemente confiable porque han invertido en infraestructura y equipos médicos.

La previsional del Minsa, San Vicente de Paúl, no cuentan con servicios especializados propios, como UCI y quirófanos, los cuales adquiere en los hospitales públicos como el Materno Infantil “Mauricio Abdalah” y España, de Chinandega.

De acuerdo con las fuentes consultadas por este rotativo, el resto de las previsionales en los departamentos funcionan de forma similar a las de Chinandega, porque necesitan servicios de otras unidades y las que no, como las del Minsa, se sirven a manos llenas de los insumos del hospital público.

En el país existen 531 mil asegurados, y por cada uno de ellos el INSS le paga a la previsional 309 córdobas con los cuales se les debería garantizar todas las atenciones que cada empresa tiene en su cartera de prestaciones. Sin embargo, no todos los adscritos utilizan estos servicios, por lo que los empresarios se quedan con una buena parte de este dinero y no invierten en mejorar sus equipos.