•   SAN SALVADOR / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

La Policía salvadoreña decomisó 4.800 huevos de tortuga de carey, especie en peligro de extinción, procedentes de Nicaragua y que serían vendidos por un ciudadano guatemalteco y por un nicaragüense, informó la prensa.

Los huevos fueron incautados en la frontera El Amatillo, que comunica El Salvador con Honduras, cuando eran transportados dentro de sacos en un vehículo con identificación guatemalteca que ingresó el jueves al país, dijo el subjefe de la División de Medioambiente de la Policía, Iván Rivas, según El Diario de Hoy.

Durante la operación fueron detenidos José Rosales, de 29 años, quien reside en Tiquisate (Guatemala), y Arnulfo Zenen, de 35, procedente de León (Nicaragua). Ambos indicaron en un principio que llevaban los huevos a Guatemala y posteriormente que los recibiría un comprador mayorista, sin precisar más datos.

Los dos hombres serán acusados como presuntos responsables del delito de depredación de fauna protegida, cuya pena va de tres a cinco años de prisión, según los informes. “Quisimos hacer de éste un caso ejemplarizante de que no vamos a permitir este tráfico”, afirmó la viceministra salvadoreña de Medioambiente, Lina Pohl, en declaraciones difundidas por La Prensa Gráfica.

Las versiones periodísticas destacaron que los huevos procedían de las costas nicaragüenses y pertenecen a una especie que se encuentra en peligro de extinción.